Las cerezas, una de las frutas más populares, es un alimento lleno de cualidades beneficiosas para nuestra salud, pero que no escapa a ciertos mitos.

Lo primero que hay que desterrar de la cesta de cerezas es el mito de que engordan. Les sucede como a otras frutas que cargan con esa mala etiqueta, pero de manera infundada. A pesar de ser dulces, su contenido en azúcares naturales (y, por ende, en calorías) no es superior al de frutas comunes como manzanas, mandarinas o peras. De hecho, cien gramos de cerezas proporcionan 48 Kcal, cantidad de energía equivalente a las 54 Kcal de la misma cantidad de manzana (por lo general, una pieza pesa el doble o casi), las 50 Kcal de 100 g de pera o las 46 Kcal del mismo peso de nectarina.

cerezas

Pero, como con todo, hay que controlar la cantidad, y con las cerezas puede ser más fácil, ya que se puede elegir cuántas comer, a diferencia de otras frutas en pieza que se toman enteras. No se trata de comerse medio kilo de una sentada, aunque sí podemos incluirlas en el almuerzo o la merienda todos los días hasta aburrirnos de ellas, que será cuando desaparezcan de la vista. Su presencia es efímera, pero su aceptación entre los niños posibilita que un puñado (10 ó 15 cerezas) sustituya al postre dulce, complete la merienda o sirva para el aperitivo del colegio. Incluso son una excelente excusa para lograr con éxito el propósito tan difícil de incorporar fruta en el desayuno.

Otro mito que acompaña a las cerezas es que puede causar malestar si se bebe agua después. Y puede producir diarrea. Pero la causa no es la relación agua-cereza, sino una lógica respuesta a una indigestión o empacho.

Cualidades de las cerezas

Las cerezas contienen beta-caroteno, vitamina C y, sobre todo, ácido fólico, además de minerales como potasio y pequeñas dosis de magnesio, fósforo y hierro. También aportan fibra y una muy alta concentración de antioxidantes. Entre ellos sobresalen las antocianinas y la quercetina, que son flavonoides, así como compuestos fenólicos. Estos datos, confirmados en una revisión sobre las cerezas y la salud llevada a cabo por el Departamento de Ciencias Nutricionales de la Universidad de Arizona (Tucson), permiten afirmar que las cerezas son una fuente incuestionable de salud, en especial para las dolencias y achaques que aparecen a partir de los 40 años.

El consumo de estas frutas es beneficioso en casos de artritis y mejora las condiciones inflamatorias. En un estudio transversal realizado en la Universidad de Boston se observó la relación entre la ingesta de cerezas y el riesgo de ataques recurrentes de gota. Los resultados mostraron que el consumo de estas frutas disminuía en un 35% el riesgo de ataques. Por otra parte, las personas con diabetes encuentran en la cereza fresca (no en la confitada) antocianinas antioxidantes (colorantes naturales que proporcionan los pigmentos en frutas). Estas son aliadas del páncreas, lo que las convierte en un motor para disminuir los niveles de triglicéridos, el colesterol, el azúcar y la insulina en sangre.

También son buenas para combatir el síndrome metabólico tan ligado a la salud cardiovascular, pues su composición ayuda a regular la grasa y la glucosa y controlar la presión arterial.Las cerezas tienen una gran riqueza de fibra, que potencia el tránsito intestinal más lento y deteriorado, sobre todo en las personas con más años, por lo que hay que invitar a los mayores a comerlas a diario. También son diuréticas -en especial su rabo, con el que se puede confeccionar una infusión refrescante-, de modo que contribuyen a combatir la retención líquidos, tan incómoda y reductora de la calidad de vida.

Buena contra el insomnio
El Grupo de Neuroinmunofisiología y Crononutrición de la Universidad de Extremadura desarrolla estudios que confirman la facultad de las cerezas para procurar el sueño. Se trata de evidenciar el alto contenido de esta fruta en melatonina, una hormona que mejora los ciclos de sueño y vigilia. Además, la cereza también contiene triptófano y serotonina que actúan como neurotransmisores en muchos procesos fisiológicos y del estado de ánimo que influye en el sueño y el descanso.
La Universidad de Agricultura China, en Beijing, ha estudiado la concentración de melatonina de las cerezas, así como las fluctuaciones en este compuesto a lo largo del día. Sus autores postulan la hipótesis de que la melatonina en las frutas como la cereza tendría función antioxidante para protegerla del estrés oxidativo.
Con la cereza agria (guinda) sucede algo parecido. La Universidad de Pennsylvania y la Universidad de Rochester (ambas en EE UU) analizaron los hábitos de sueño de 15 adultos durante un mes. A lo largo de 15 días bebieron medio litro de jugo de guinda por la mañana y por la noche. Los resultados mostraron que hubo una reducción significativa en el insomnio durante las semanas en que las cerezas estuvieron presentes en su dieta. Aunque la muestra no es representativa, sirve de base para profundizar en nuevos y evidentes ensayos clínicos.

Via: EROSKI CONSUMER

Post relacionados