México dio un paso adelante en el reconocimiento a los derechos de las personas con discapacidad, después que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó que un joven con síndrome de Asperger puede asumir el control de su vida.

La decisión de los jueces surge después que Ricardo Adair Coronel Robles y su familia solicitaron declarar inconstitucional el estatus de interdicción, una figura legal que cancela a quienes se encuentran en ese caso la posibilidad de tomar decisiones propias, pues éstas deben asumirlas sus tutores.

Se trata de un polémico mecanismo, reconocen especialistas, pues aunque la intención original es proteger a las personas con discapacidad en algunas ocasiones se cometen abusos.

Quienes se encuentran bajo interdicción no pueden, por ejemplo, decidir por sí solos con qué persona establecer una relación sentimental, gestionar una cuenta bancaria o vivir solos sin permiso del tutor.

“Es una figura que viola derechos humanos. Definitivamente tiene buenas intenciones pero te cancela como persona”, explica Andrés Aguinaco Gómez Mont, abogado de Ricardo Adair.

“Avance”

La decisión de la SCJN abre la puerta para que las personas con discapacidad tomen sus decisiones, aunque los ministros establecieron como una condición que sea un juez el que determine cuáles derechos pueden asumir.

“No nos encantó en la totalidad pero es bueno, es un avance”, dice a BBC Mundo Raquel Jelinek, de la Confederación Mexicana de Organizaciones en Favor de las Personas con Discapacidad (CONFE). “Es bueno porque queda asentado que tiene que escucharse la voluntad de la persona”.

Los abogados de Ricardo y la Confederación habían solicitado que se aplicara por completo el artículo 12 de la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas, el cual les reconoce igualdad jurídica como a cualquier ser humano.

Los ministros adoptaron una decisión “intermedia”, explica el abogado, pero que de cualquier manera sienta un precedente en América Latina, pues es la primera vez que se adopta una resolución de esta naturaleza que puede ayudar a resolver casos similares fuera de México.

“Lo que hemos buscado estos años es que prime la voluntad de Ricardo Adair, y eso es lo que decidió la Corte”, explica Andrés Aguinaco a BBC Mundo.

Igualdad jurídica

Adair Coronel padece el síndrome de Asperger, un trastorno del espectro autista que le dificulta la integración social y la comunicación con otras personas.

En un principio sus padres promovieron el estatus de interdicción como una forme de protegerlo de eventuales errores, pero con el paso de los años se dieron cuenta que esa figura limitaba totalmente sus derechos.

Hace dos años iniciaron un juicio ante la SCJN para solicitar que el Estado mexicano garantice, a todas las personas con discapacidad, el derecho a recibir el apoyo necesario para integrarse completamente a la sociedad.

En respuesta los jueces establecieron lineamientos para que todos los jueces del país interpreten el estatus de interdicción.

Señalan, por ejemplo, que esta figura debe aplicarse proporcionalmente al nivel de discapacidad en cada caso, por lo que el juez deberá establecer qué tipo de decisiones y actos pueden tomar estas personas, y en cuáles necesitará ayuda.

La interdicción se modificará cuando cambie o desaparezca la discapacidad, lo cual no ocurre actualmente.

Además en los casos donde sea necesario aplicar el estatus legal la persona afectada tiene derecho a que se respete su voluntad, por lo que el tutor designado sólo podrá ayudarle a tomar decisiones y no imponerlas, como sucede ahora.

Opiniones

La determinación de la Corte no se limita a este caso sino que tiene impacto en todas las personas con discapacidad del país, e incluso de América Latina pues se tomaron en cuenta convenciones internacionales, reconocen especialistas.

Uno de los puntos fundamentales es que se reconoce el derecho a que se escuche a las personas discapacitadas, y sobre todo advierte que en todos los casos su opinión será lo más importante al tomar decisiones que les afecten.

Establece, además, otro precedente pues es la primera corte en el mundo que emite una sentencia escrita con el método de “lectura fácil”, el cual se dirige a personas que tengan problemas en su capacidad de leer o comprender un texto.

La sentencia señala, por ejemplo: “Al analizar tu caso la Corte decidió que tú, Ricardo Adair, tienes razón”.

En otro punto se explica que un juez le llamará “para pedirte tu opinión sobre tu discapacidad”, hablará con sus padres y médicos y después de escucharlos “decidirá qué cosas puedes hacer solo y en qué cosas vas a necesitar que alguien te ayude”.

La sentencia de la Corte empieza a aplicarse en el momento en que se publica el contenido íntegro de la resolución de los ministros.

Alberto Nájar para BBC Mundo

Otros post