La dieta de la espinaca es una manera muy efectiva para reducir tallas en poco tiempo, aunque tiene algunos efectos secundarios no muy agradables como una posible irritación intestinal, es una manera deliciosa y efectiva para bajar de peso.

La dieta de la espinaca actúa limpiando los intestinos y mejorando la circulación de la sangre y es una verdura que tiene un bajo contenido calórico, lo cual asegura que se perderán entre 2 y 3 kilos en cuatro días con un bajo riesgo de recuperarlos.

Desayuno:

Tomar una porción de carbohidrato (pan, tostadas, galletas integrales) con una infusión de frutas o espinaca endulzada con canela o algún edulcorante en vez de azúcar, incluir también una porción de fruta preferiblemente naranja o manzana y alternar una tajada de jamón con un trozo de queso (un día jamón y al otro queso).

Almuerzo:

Está permitido consumir al almuerzo: pechuga de pollo hervida y rellena con espinaca; pasta cocinada con espinaca o salsa de espinaca sin mantequilla, ensalada de hojas de espinaca con queso parmesano rallado o puré de papa con zapallo y hojas de espinaca. (se debe escoger una opción por cada día)

Merienda:

Tomar un yogur light, o leche descremada con una fruta o gelatina light.

Cena:

Se debe consumir atún con espinaca, espinaca con huevos revueltos, pasta con espinaca o carne roja a la plancha acompañada con espinaca hervida.

 

Se recomienda acompañar la dieta de la espinaca con ejercicio, evitar el consumo de alcohol, gaseosas y jugos artificiales, y evitar el azúcar.

Post relacionados