La tasa metabólica es la velocidad en que el organismo utiliza la energía disponible (o quema las calorías). En general, mientras más músculo y menos grasa tenga tu cuerpo, más rápida es tu tasa metabólica. Los hombres suelen tener una tasa metabólica más alta que las mujeres, ya que el cuerpo femenino tiene más grasa y menos músculo que el masculino. Pero el sexo no es lo único que determina la tasa metabólica. Tu herencia genética es importantísima (las personas que tienen un metabolismo rápido no engordan por mucho que coman, mientras que a las que tienen un metabolismo lento les es difícil perder o bajar de peso). También cuenta tu estilo de vida, en especial la dieta que llevas y tu actividad física. Además, a partir de los 40 años, la tasa metabólica tiende a hacerse más lenta, porque se pierde masa muscular.

Haga Ejercicios de Intervalos – Los intervalos acelerados aumenta su ritmo metabólico mucho más que los ejercicios cardio.

Tome Té Verde – Un estudio descubrió que las personas que tomaban de tres a cinco tazas al día durante tres meses redujeron su peso corporal en un 5 por ciento.

Considere la Cafeína – Las personas que toman café tiene un ritmo metabólico 16 por ciento más alto, sin embargo debe asegurarse de hacerlo temprano para evitar los problemas de sueño.

Construya Más Músculo – Una buena masa corporal mejora el metabolismo y ayuda a que usted pueda perder peso con mayor facilidad.

Cargue Más Peso – Utilice más peso a un ritmo muy lento para romper los músculos. Su metabolismo se eleva mientras su cuerpo repara los músculos.

Bebe agua – El cuerpo necesita agua para quemar calorías. Si estás deshidratada (o), tu metabolismo se hace más lento. Trata de beber varios vasos de agua al día.

Mas comidas – En vez de comidas abundantes y espaciadas, ingiere comidas pequeñas varias veces al día. Pero asegúrate de no ingerir menos de 1,200 calorías al día, o se haría más lenta tu tasa metabólica

 

Post relacionados