Guadalajara, México. Jonathan “N”, de siete años de edad, murió por complicaciones derivadas del hundimiento de su cabeza en el retrete, que le propinaba uno de sus compañeros de la primaria “Valentín Gómez Farías”, en la comunidad de Encinillas, en Unión de San Antonio.

El presunto responsable, otro niño de 12 años, ya tenía acusaciones de actos contra sus compañeros de salón. Según los testimonios, “Beto” hundió varias veces la cabeza de Jonathan en la taza del baño para pedirle sus monedas.

El 18 de febrero, Jonathan se sintió mal y lo llevaron a la clínica del IMSS, en Lagos de Moreno; el médico sólo diagnosticó “un mal estomacal”. Pero siguió grave: el 20 de febrero llegó de emergencia al Centro Médico de Occidente; en el transcurso tuvo tres paros cardiacos.

En sus pulmones había una infección por desechos del retrete. No pudieron salvarlo y murió el sábado pasado. Ayer fue velado. Sus padres demandaron al “Beto”, sus acompañantes y las autoridades de la escuela.

Post relacionados