Un estudio encabezado por el Dr. David Bailey, del Instituto de Investigación sobre Salud Lawson en London, Ontario, encontró que cada vez hay más medicamentos que no combinan bien con la toronja.

A causa de las nuevas formulaciones químicas, el número de estos medicamentos recetados se ha incrementado en más del doble desde 2008, aunque muchos médicos no están conscientes de esto.

Hay mucha necesidad de que los profesionales de atención a la salud entiendan las interacciones entre los medicamentos y la toronja, que pongan en práctica esta información y que así el uso de estos medicamentos resulte seguro en la práctica clínica.

Incluso pequeñas cantidades de toronja o de jugo de toronja, al interactuar con estos medicamentos, pueden causar muerte súbita, insuficiencia renal aguda, problemas respiratorios, hemorragia gastrointestinal y otros efectos secundarios graves. Entre ellos están los medicamentos que bajan el colesterol, los usados para la presión arterial, los del tratamiento contra el cáncer y antibióticos como la eritromicina, comenta el Dr. Bailey.

Según el artículo publicado en la revista Canadian Medical Association Journal, más de 85 medicamentos pueden interactuar con la toronja y 43 de estos medicamentos pueden causar efectos secundarios graves, advierten los investigadores.

Los productos cítricos como las limas y las naranjas amargas, a menudo usadas en la mermelada, también contienen ingredientes activos (llamados furanocumarinas) que provocan interacciones peligrosas, según los investigadores. Al parecer, estas sustancias químicas inhiben una enzima que normalmente desactiva alrededor de la mitad de los efectos de la medicación.

Una pequeña cantidad de toronja aunque se ingiera horas antes de tomar los medicamentos, puede aumentar la cantidad del medicamento metabolizado, con lo que es como si se tomaran muchas dosis a la vez, de acuerdo con los investigadores.

El efecto tóxico puede crecer cuando se toma el medicamento de forma repetida. Por ejemplo, si el Zocor, un medicamento para bajar el colesterol, se combina con un vaso de siete onzas de jugo de toronja una vez durante tres días, la presencia del medicamento en el torrente sanguíneo aumentará un 330%, asegura Bailey.

Según el informe, estos son algunos de los medicamentos que pueden reaccionar con la toronja:

•Ciertos medicamentos con estatinas para bajar el colesterol, como el Zocor (simvastatina), el Lipitor (atorvastatina) y el Pravachol (pravastatina);
•Algunos medicamentos para bajar la presión arterial, como la nifedipina (Nifediac y Afeditab);
•Los fármacos contra el rechazo que se administran tras los trasplantes de órganos, como la ciclosporina (Sandimmun y Neoral), y
•Ciertos medicamentos cardiovasculares, como la amiodarona (Cordarone y Nexterone), el clopidogrel y el apixaban.

Las personas mayores de 45 años son las que más compran toronjas y tienen más probabilidades que los más jóvenes de tomar varios medicamentos, por lo que tienen un mayor riesgo. Además, son más vulnerables a las reacciones adversas de las interacciones entre los medicamentos y la toronja debido a su edad avanzada, indicaron los investigadores.

A los pacientes que toman medicamentos que puedan entrar en interacciones adversas graves se les debería advertir, en general, que eviten tomar toronja, en cantidades moderadas o grandes, o que hablaran con su médico sobre qué medicamentos alternativos podrían tomar que no sean metabolizados debido a la enzima del hígado inhibida por la toronja.

Fuente: Canadian Medical Association Journal

Busquedas entrantes:

Post relacionados