Nuevas combinaciones de la terapia cuádruple contra el Helicobacter pylori erradican de manera efectiva las infecciones resistentes a los antibióticos.

La resistencia primaria del H. pylori a la terapia triple de primera línea está aumentando, pero se desconoce cuál es el manejo óptimo del H. pylori después de una falla terapéutica.

En la revista Alimentary Pharmacology and Therapeutics, el equipo de C. Y. Tay, de la Universidad de Australia Occidental, en Nedlands, Australia, publica los resultados de 310 pacientes en los que había fallado la terapia triple durante siete días con antibióticos alternativos (rifabutina, ciprofloxacina, bismuto subcitrato, furazolidona y tetraciclina).

La combinación primaria (para pacientes sin alergia a la penicilina) incluyó un inhibidor de la bomba de protones, amoxicilina, rifabutina y ciprofloxacina (PARC, por los nombres de los fármacos en inglés). En los pacientes alérgicos a la amoxicilina se utilizó bismuto subcitrato (PBRC).

Las tasas de curación fueron del 95,2 por ciento con PARC y del 94,2 por ciento con PBRC.

Los tratamientos alternativos personalizados de 31 pacientes (principalmente con furazolidona) lograron una tasa de curación del 77,4 por ciento (el 73,8 por ciento tras incluir 11 pacientes más tratados sin éxito con PARC o PBRC).

Cuatro de ocho pacientes sin resultados con una terapia de combinación se curaron con otro tratamiento alternativo.

“La resistencia a los antibióticos sigue siendo la causa principal de los fallos terapéuticos. Para esos pacientes, las guías sugieren el uso de un enfoque médico individualizado a cargo de especialistas”, concluye el equipo.

“La mayoría de los pacientes que no responden a dos terapias triples estandarizadas son más propensos a ser resistentes a la metronidazola y la claritromicina”, explican los autores.

El estudio demuestra que estas cepas del H. pylori son sensibles a la ciprofloxacina y la rifabutina, lo que significa que podría indicarse la terapia PARC de rescate sin realizar el test de sensibilidad a los antibióticos, en especial en los países con baja resistencia a la quinolona, agregaron.

“De todos modos, el test de sensibilidad a los antibióticos antes de los tratamientos es muy útil si se considera el uso de nuevas combinaciones antibióticas”, según el equipo.

Via: Reuters Health

Post relacionados