El insomnio es la incapacidad para conciliar el sueño o la dificultad para mantenerse dormido durante un largo periodo de tiempo; es un problema que afecta a muchas personas, se cree que el 10% de la población mundial padece de este trastorno.

Las personas que lo padecen ven afectado su desempeño, tanto en el trabajo como en su vida diaria. Es indispensable cubrir la  necesidad de sueño para llevar una vida sana, el no poder hacerlo adecuadamente puede causar irritabilidad en la persona, a tal grado, que le puede causar una depresión.

El tiempo que una persona necesita dormir es variable, y aunque el rango normal está entre 7 u 8 horas aproximadamente, hay quienes requieren menos horas de sueño; de tal forma, se puede decir que dormiste lo adecuado cuando al despertar te sientes bien, descansado. Una persona a la que le están faltando horas de sueño, se sentirá cansada, con problemas de concentración, pesadez en la cabeza, mal humor y necesidad de dormir durante el día.

El insomnio puede ser causado por:

  • Problemas de estrés.
  • Hábitos inadecuados de descanso.
  • El tipo de alimentación.
  • Uso inadecuado de la cama; ésta es, esencialmente, solo para dormir y no para escuchar música, hacer tarea, etc.
  • El sedentarismo, o por el contrario, por realizar un ejercicio de alta intensidad justo horas antes de ir a la cama.
  • Algunos tipos de enfermedades o padecimientos como bajo nivel de azúcar en la sangre, apnea del sueño o enfermedades reumáticas.

Si bien existen medicamentos que te pueden ayudar a dormir, la idea es que lo logres de una manera natural; te daremos algunos remedios naturales para que en caso de que padezcas de insomnio, los pruebes.

  • El remedio de las abuelas para conciliar el sueño era conservar calientes los pies, lo cual se puede lograr mediante el uso de un par de calcetines; si estás pasando por la temporada de invierno, te funcionarán mejor unos de lana. Aunado a esto, se recomienda frotar los pies con aceite de almendras antes de dormir, sobre todo entre los dedos.
  • En una taza de agua hirviendo agrega un puño de flores de manzanilla y uno de hojas de salvia. Deja reposar por 7 minutos, cuela y si quieres, endulza con una cucharadita de miel de abeja. Tómate una taza de esta preparación 15 minutos antes de ir a la cama.
  • Un vaso de leche caliente, sola o endulzada, antes de acostarse es un remedio también muy viejo y muy efectivo.
  • Una infusión de azahar, melisa y tila; estas tres plantas son ansiolíticas suaves, por lo que favorecen la relajación durante el día y ayudan a conciliar el sueño por la noche. Se mezclan en partes iguales, las tres plantas deshidratadas; se prepara una infusión, agregando una cucharita de esta mezcla por taza de agua. Debes tomar dos o tres tazas de esta infusión a lo largo del día, y una taza más antes de ir a la cama.
  • Hervir tres hojas de lechuga, tapar y dejar que se enfríe; este té se toma media hora antes de acostarse.
  • Colocar dentro de la almohada elementos naturales como hojas de azahar, eucalipto y manzanilla.
  • Prepara la tina para un baño de inmersión con agua tibia y confortable, agrega 15 gotas de extracto de lavanda y una cucharada de sal gruesa, disuelve bien y disfruta tu baño. De aquí directo a la cama y a conciliar el sueño, seguro.
  • La miel de abeja tiene una acción hipnótica que induce el sueño. Prepara una taza de agua tibia con dos cucharadas de miel y tómala antes de ir a la cama.
  • Una dieta baja en consumo de sal ayuda a erradicar el insomnio, pues el abuso de ésta, interfiere con el sueño.
  • Los dátiles ayudan a conciliar el sueño, calman los ánimos y permiten dormir más y mucho mejor.

Post relacionados