El cáncer es un grupo de muchas enfermedades diferentes que tienen algunos efectos importantes en común. El cáncer afecta nuestras células, la unidad básica del cuerpo para vivir. Para entender el cáncer, es importante conocer cómo las células normales se convierten en cancerosas.

El cuerpo se compone de muchos tipos de células. Normalmente, las células crecen, se dividen y reproducen para mantener el cuerpo saludable y funcionando apropiadamente. Sin embargo, a veces, el proceso se descontrola y las células se siguen dividiendo cuando no es necesario. La masa de células extras forma un crecimiento o tumor. Algunos tipos de células son más propensas al crecimiento anormal que otras. Los tumores pueden ser benignos o malignos. Los tumores benignos no son cancerosos. Generalmente se pueden remover, y en la mayoría de los casos, no reaparecen. Las células en tumores benignos no se extienden a otras partes del cuerpo. Lo más importante es que los tumores benignos raramente son una amenaza de muerte.

Los tumores malignos son cancerosos. Las células en los tumores malignos son anormales y se dividen sin control ni orden. Estas células cancerosas pueden invadir y destruir el tejido a su alrededor. Además, las células cancerosas pueden separarse del tumor maligno y entrar en el torrente sanguíneo o los vasos del sistema linfático (los dos sistemas de vasos sanguíneos que bañan y alimentan todos los órganos del cuerpo). Este proceso, llamado metástasis, es la manera como el cáncer se extiende del tumor original a otras partes del cuerpo para formar nuevos tumores.
¿Cuáles son algunos de los síntomas y señales comunes del cáncer?

El cáncer puede causar una variedad de síntomas. Éstos son algunos de ellos:

  • Cambios en el funcionamiento del intestino y la vejiga,
  • Una herida que no sana,
  • Hemorragia o secreción inusual,
  • Engrosamiento o nódulo en el seno o cualquier otra parte del cuerpo,
  • Indigestión o dificultad al tragar,
  • Tos persistente o ronquera.

Cuando éstos u otros síntomas ocurren, no son señales seguras de cáncer. Los síntomas pueden ser causados por infecciones, tumores benignos u otros problemas. Es importante consultar con el médico si usted tiene cualquiera de estos síntomas o si está preocupado por otros cambios en su cuerpo o por como se siente. Sólo un médico puede hacer el diagnóstico. No espere a sentir el dolor: El cáncer en su fase temprana generalmente no causa dolor. Si los síntomas están presentes, el médico puede recetarle varias pruebas y/o una biopsia. Una biopsia es la manera más fiable de saber si un problema médico es cáncer. Durante una biopsia, el médico remueve una muestra de tejido del área anormal. El tejido se examina bajo el microscopio para identificar células cancerosas.

Post relacionados