El Instituto Nacional de Neurología y Neurociencias arrancará en dos meses el primer protocolo científico sobre esclerosis múltiple (EM) con alrededor de 34 pacientes para determinar si con nuevas moléculas orales como fingolimod se puede regenerar hasta 100 por ciento el sistema nervioso lesionado por ese padecimiento debido a la perdida de la mielina que recubre las neuronas.

Carlos Cuevas, director general del Centro Médico Siglo XXI, precisó que los enfermos de EM pierden ese aislante que protege los cables del sistema cerebral y, al hacerlo, estos nervios literalmente se “pelan” hasta romperse causando discapacidad severa.

Por ello, México decidió participar en el protocolo de investigación que contará con 34 pacientes, autorizados por las autoridades sanitarias, y los cuales tomaran diario fingolimod, además cada tres meses se les realizará prueba de sangre, entre otros análisis, durante un año. El estudio tendrá una inversión inicial de 100 mil dólares.

De esa manera buscan determinar la eficacia de la molécula, es decir, si se logra erradicar o eliminar hasta siete años las recaídas traumática o brotes, ya que por lo regular esos pacientes sufren al menos tres episodios críticos anuales. También verificarán si se regenera el sistema nervioso óptico lesionado, como sucedió con el estudio previo efectuado con ratones en Viena, Australia, en 2007.

“Se estudiaron 25 ratones agouti que fueron enfermados con esclerosis múltiple, todos se quedaron literalmente paralizados y ciegos. Los que tomaron el tratamiento a los 10 días recuperaron 100 por ciento la vista, además de que paulatinamente se regeneró su sistema nervioso”, explicó Iliana Gonzalez, asesora de la farmacéutica Novartis.

En 1970 la EM “no existía” en los reportes médicos de México; sin embargo, a finales del siglo XX se detectó que la enfermedad autoinmune afecta al menos 20 mil personas de 20 a 40 años, principalmente mujeres.

Enfermedad catastrófica

Carlos Cuevas anunció que en dos meses la Academia Mexicana de Neurología presentará a la Cámara de Diputados estudios científicos para incluir a la EM como “enfermedad catastrófica”, ya que solo 7 mil afectados tienen cobertura, y de esos la gran mayoría son despedidos.

“Tienen problemas motores como escribir o mover el brazo, y cada vez que hay un brote el cerebro se gasta, se llega a la discapacidad total. Se pierde la capacidad coherente del habla”, acotó Cuevas.

La EM afecta en términos generales a 15 jóvenes por cada 100 mil habitantes y se caracteriza por brotes discapacitantes que duran de 48 horas a seis semanas, como perder la vista o dejar de caminar de repente porque las piernas no responden.

Se trata de una enfermedad cara, simplemente por estudio se invierten 300 mil pesos, sin considerar el tratamiento, que está en vías de ser evaluado para ser incluido en el cuadro básico del IMSS e ISSSTE.

La esclerosis múltiple es considerada la primera causa de discapacidad no traumática que provoca baja laboral.

Via: Milenio

Post relacionados