El agua que llega al DF del Cutzamala no es apta para consumo humano en este momento debido al mal olor y sabor producidos por un alga que genera daños a la salud, advirtieron expertos.

Marisa Mazari, investigadora del Instituto de Ecología de la UNAM, señaló que el alga geosmina produce toxinas que provocan daños en el hígado.

La especialista en calidad del agua comentó que ha recibido quejas de personas con problemas de sensibilidad en la piel y conjuntivitis.

Mazari explicó que la NOM 127-SSA1-1994 marca que, para ser agua apta para el consumo, debe ser inodora, insabora e incolora.

Sobre la mala calidad del agua del Cutzamala, Luis Zambrano, investigador del Instituto de Biología de la UNAM, coincidió con Mazari.

La geosmina -detectada el 31 de mayo en las presas Valle de Bravo y Villa Victoria- produce un desagradable aroma y sabor a tierra en el agua, afirmó Héctor Manuel Reyes, director de Agua Potable del SACM.

Reyes dijo que la situación se está combatiendo desde principios de junio con la aplicación de carbón activado y más cloro.

El problema se presenta en Azcapotzalco, Miguel Hidalgo, Benito Juárez, Coyoacán, Cuajimalpa, Magdalena Contreras, Tlalpan, Iztapalapa, Iztacalco y Venustiano Carranza.

Pese a que la Conagua y el SACM han dicho que el líquido no es tóxico, en la línea de atención a usuarios del Sistema de Aguas recomiendan no consumirlo.

Ramón Aguirre, director del SACM, señaló que puede haber personas susceptibles a sufrir algunos padecimientos gastrointestinales o en la piel, pero que serán casos menores.
Fuente:
Reforma

Post relacionados