Basado en una encuesta de más de 16 mil mujeres que llenaron cuestionarios periódicos sobre sus hábitos de salud entre 1976 y 2001, los resultados mostraron que aquellas que comían la mayor cantidad de bayas retrasaban su deterioro cognitivo hasta en 2,5 años.

Cada dos años, de 1995 a 2001, los investigadores midieron la función mental en personas mayores de 70 años, según el estudio publicado en la revista Anales de Neurología de la Asociación Estadounidense de la especialidad.

Fresa para los dientes

“Proporcionamos la primera evidencia epidemiológica de que las bayas pueden enlentecer el deterioro cognitivo en las mujeres de edad avanzada”, informó Elizabeth Devore, del Brigham and Women’s Hospital y de la Escuela de Medicina de Harvard, en Boston, Massachusetts.

“Nuestros hallazgos tienen importantes implicaciones de salud pública en tanto el aumento del consumo de bayas es una modificación de la dieta bastante sencilla para poner a prueba la protección de la cognición en adultos mayores”.

Devore agregó que los hallazgos son de particular importancia ante el envejecimiento de la población, que va en aumento. El número de estadounidenses mayores de 65 años creció un 15% entre 2000 y 2010, según el Censo de Estados Unidos.

Robert Graham, internista del Hospital Lenox Hill en Nueva York que no participó en el estudio, explicó que comer más frutas es bueno para personas de cualquier edad.

“Los grandes estudios epidemiológicos, como el presente, se suman a la investigación en ciencias básicas de que las propiedades antioxidantes y antiinflamatorias de las bayas tienen un papel beneficioso en el deterioro cognitivo relacionado con la edad”, afirmó Graham.

“Yo le aconsejo a todos mis pacientes, a cualquier edad, comer más frutas. Las bayas son una forma sencilla, nutritiva y deliciosa para preservar la función cerebral”, añadió el experto.

Los flavonoides son antioxidantes que se encuentran en las bayas, manzanas, cítricos, té, vino tinto y cebolla, e investigaciones anteriores mostraron que puede reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes y cáncer.

“El estudio demuestra que las mujeres que consumían la mayor cantidad de flavonoides, especialmente bayas, tenían un deterioro cognitivo más lento a lo largo del tiempo que las mujeres con un bajo consumo”, señaló Nancy Copperman, directora de iniciativas de salud pública del Sistema de Salud Judío de la Costa Norte de Long Island, en Nueva York.

“El aumento de nuestra ingesta de frutas y verduras es una de las mejores maneras de vivir una vida saludable”, aseguró.

Fuente: AFP

Busquedas entrantes:

Post relacionados