Un niño falleció el dia Viernes tras caer de un juego infantil colocado en el Instituto Cumbres, localizado en Lomas de Chapultepec en la Ciudad de México.

Reportes de Protección Civil de la Delegación Miguel Hidalgo indican que el alumno cayó de una altura aproximada de 4 metros y resultó con golpes severos en la cabeza.

“Los testigos refirieron que como a las 9 de la mañana el menor, identificado como Abraham, estaba en el juego y al caer se golpeó en la cabeza”, señaló un empleado de Protección Civil de la demarcación.

Tras el accidente, personal del colegio llamó a una ambulancia y a policías preventivos. Paramédicos de Protección Civil arribaron en la unidad PC-10 y diagnosticaron que el niño tenía traumatismo craneoencefálico severo, por lo que solicitaron el apoyo de la Policía para que un helicóptero lo trasladara al Hospital Español, donde perdió la vida.

En el nosocomio, un tío del pequeño de 9 años y quien pidió reservar su identidad, confirmó que el niño había fallecido, por lo que acudió a realizar los trámites correspondientes al MP ubicado junto a la Cruz Roja de Polanco.

Afuera del área de Urgencias, a lo largo de la tarde se fueron congregando familiares del menor y señalaron que el juego estaba fijado de manera incorrecta.

Javier Bravo, vocero de los Legionarios de Cristo, propietarios del Instituto, calificó el incidente como lamentable y señaló que la escuela va a responder con todo lo que se necesite.

Además del menor que falleció el viernes al caer de un juego infantil en el Instituto Cumbres, otros dos niños resultaron lesionados.

Edgar, de 9 años, quien probablemente sea dado de alta hoy, permaneció un día en terapia intensiva y otro en piso en el Hospital Español.

Según la versión que él ha relatado a sus familiares, al menos 20 niños jugaban en un inflable, cuando éste comenzó a balancearse, hasta que finalmente se volteó.

Aunque Edgar sufrió un fuerte golpe en la cadera y la parte inferior del cuerpo, “de milagro” no se fracturó, pues cayó desde la misma altura que el pequeño fallecido, narraron familiares del niño.

Su madre -quien prefirió reservar su identidad- se dijo “muy enojada” por la falta de seguridad, pues el inflable debió estar sujeto y en algún tipo de superficie que no fuera cemento.

“Lo principal ahora es el tratamiento psicológico, porque cayó junto a su amigo (el que falleció)”, comentó la mamá.

Camilo fue el tercer afectado, con una fractura de órbita.

Su madre -de visita ayer en el nosocomio- relató que del Instituto sólo le hablaron para que fuera a recoger a su hijo porque se había golpeado, y ella tuvo que hacerse cargo de toda la atención médica.

Los familiares comentaron que el inflable estaba destinado a niños de primero a tercero de primaria y, sin embargo, estudiantes de los seis niveles jugaban en éste.

A decir de su madre, Édgar ha permanecido triste y en “shock”, y ayer en la sala de espera del pabellón infantil del Hospital Español lucía físicamente recuperado y permanecía en una silla de ruedas.

Ante las consecuencias del incidente, el Secretario de Protección Civil capitalino, Elías Moreno Brizuela, garantizó que la dependencia iniciará una investigación.

“Yo no tuve conocimiento del caso, porque es una escuela privada. Ellos tienen que presentar su programa interno de Protección Civil, lo deben tener; si no, se hacen acreedores a una multa”, explicó el funcionario.

Agregó que una vez hecho público el incidente, la próxima semana, se realizará una revisión en el plantel.

El Secretario aclaró también que es necesaria una autorización para la instalación de juegos.

“Cualquier permiso de ese tipo lo da la Delegación específicamente; habría que preguntarles si otorgaron el permiso, y nosotros ver si en su programa interno de Protección Civil esto viene contemplado”, señaló.

Via: Reforma

Post relacionados