El sexo podría no siempre ser esencial para el orgasmo. Una encuesta reciente halla que algunas mujeres también pueden experimentar la sensación mientras hacen ejercicio.

A veces, este tipo de orgasmo se denomina “coregasmo”, dada su asociación con ejercicios que involucran a los músculos abdominales centrales (“core”, en inglés), apuntó la autora del estudio Debby Herbenick, codirectora del Centro de Fomento de la Salud Sexual de la Facultad de Salud, Educación Física y Recreación de la Universidad de Indiana.

“Los ejercicios más comúnmente asociados con el orgasmo inducido por el ejercicio fueron los ejercicios abdominales, subir por postes o cuerdas, hacer ciclismo o spinning y levantar pesas”, apuntó Herbenick en un comunicado de prensa de la universidad. “Estos datos son interesantes porque sugieren que el orgasmo no es necesariamente un evento sexual, y también podrían enseñarnos más sobre los procesos corporales que subyacen a las experiencias orgásmicas de las mujeres”.

Los hallazgos se basan en los resultados de encuestas en línea completadas por 124 mujeres que reportaron experimentar orgasmos inducidos por el ejercicio y 246 mujeres que experimentaron placer sexual inducido por el ejercicio.

Las mujeres tenían entre 18 y los 63 años, la mayoría estaban casadas o en una relación, y alrededor del 69 por ciento eran heterosexuales, según el estudio, que aparece en una edición especial de la revista Sexual and Relationship Therapy.

Alrededor del 40 por ciento de las mujeres que habían experimentado orgasmos inducidos por el ejercicio y placer sexual inducido por el ejercicio lo habían experimentado en más de diez ocasiones. La mayoría de mujeres que reportaron orgasmos inducidos por el ejercicio dijeron que no habían estado teniendo fantasías sexuales durante la experiencia, y alrededor del 20 por ciento dijeron que fueron incapaces de controlar el orgasmo.

Los ejercicios abdominales dieron cuenta del 51 por ciento de los orgasmos inducidos por el ejercicio, seguidos por el levantamiento de pesos (27 por ciento), el yoga (20 por ciento), el ciclismo (16 por ciento), correr (13 por ciento) y caminar/senderismo (10 por ciento).

Los mecanismos que subyacen a los orgasmos inducidos por el ejercicio y el placer sexual inducido por el ejercicio no están claros, pero los investigadores esperan averiguar sobre los desencadenantes de ambas experiencias.

Busquedas entrantes:

Post relacionados