Los antibióticos no ayudan a combatir la mayoría de las infecciones sinusales, aunque los médicos rutinariamente los prescriben con ese fin, reveló un estudio estadunidense.

Los investigadores, cuyo trabajo fue publicado en Journal of the American Medical Association, hallaron que los antibióticos no aliviaban los síntomas de los pacientes ni les permitían volver al trabajo más rápido que una píldora de placebo inactivo.

Se sabe que los antibióticos incentivan la evolución de bacterias resistentes a los medicamentos y los expertos advierten cada vez con más vehemencia sobre los peligros de su uso excesivo.

Esta es una preocupación puntual en el caso de las infecciones sinusales, dado que los médicos no pueden saber si la enfermedad está causada por una bacteria o por un virus, en cuyo caso los antibióticos son inútiles.

“No hay mucho para ganar de los antibióticos”, dijo Jane Garbutt, de la Facultad de Medicina de la Washington University en St. Louis, quien dirigió el estudio.

“En lugar de dar a todo el mundo un antibiótico esperando encontrar (a los pacientes) con bacterias, nuestros hallazgos sugerirían evitar los antibióticos y optar por lo que llamamos una espera controlada”, dijo la experta a Reuters Health.

Este mecanismo consiste en mantener vigilados a los pacientes para ver si mejoran, pero sin usar otros fármacos que no sean analgésicos de venta libre.

Las personas con infecciones sinusales, también denominadas sinusitis agudas, presentan síntomas prolongados y severos similares a los de la gripe, como goteo nasal y dolor alrededor de los ojos, la nariz o la frente.

“Es la quinta causa más común de prescripción de antibióticos para los adultos. Es difícil para los médicos no recetar un antibiótico porque los pacientes se sienten muy mal y no tenemos nada más para darles”, dijo Garbutt.

El equipo de Garbutt empleó guías oficiales de Estados Unidos para identificar a pacientes con infecciones sinusales. Los expertos asignaron al azar a 166 adultos para que tomen píldoras placebo o un tratamiento de 10 días con el antibiótico amoxicilina.

A partir de los registros de los pacientes sobre una escala de síntomas conocida como SNOT-16, los investigadores hallaron poca diferencia entre ambos grupos de personas.

A través de calificaciones entre 0 y 3 (en las que cero equivale a “sin problemas” y 3 a “problema severo”), el grupo tratado con antibiótico calificó sus síntomas en 1,12 luego de tres días, mientras que la cohorte que recibió placebo lo hizo en 1,14.

Luego de siete días, hubo signos de beneficio del antibiótico, pero el efecto fue pequeño y se había desvanecido tres días después.

Al completar los 10 días de tratamiento, el 78 por ciento de los pacientes tratados con antibióticos y el 80 por ciento del grupo que recibió placebo dijo que se sentía mucho mejor o que ya no tenía síntomas.

Menos del 2 por ciento de las infecciones sinusales son bacterianas, dijo Anthony Chow, experto en enfermedades infecciosas de la University of British Columbia en Vancouver, Canadá.

“La mayoría de los casos son virales y la amplia mayoría no requiere antibióticos”, dijo el experto.

“Se ha abusado de los antibióticos, por lo que hay una necesidad de ser más cautelosos a la hora de prescribirlos”, agregó Chow.

Con todo, los antibióticos aún tienen su lugar y recientemente Chow presidió un comité en la Sociedad de Enfermedades Infecciosas, que desarrolló guías para ayudar a detectar las infecciones que suelen ser bacterianas.

Esos lineamientos, todavía en impresión, recomiendan tratar con antibióticos sólo a los pacientes cuyos síntomas duran al menos 10 días y siguen empeorando, aquellos que están muy enfermos -con fiebre alta y otros síntomas-, o que mejoran y vuelven a empeorar nuevamente.

Reuters

Busquedas entrantes:

Post relacionados

  • Miel para la sinusitis

    La miel proveria un alivio para aquellos que sufren de sinusitis crónica, sugiere una investigación canadiense. Los científicos apuntan a...

    Pubblicato il: