De entre los frutos secos, las nueces son acaso las que más beneficios procuran a nuestro organismo. Gracias a esos muchas virtudes, ya se ha dicho que son buenas contra el cáncer de mama o incluso para reducir el riesgo de alzhéimer.

Ahora, una investigación realizada por la Universidad de California (EEUU) muestra que los tumores de próstata presentes en ratones alimentados con el equivalente a 85 gramos de nueces al día eran un 50% más pequeños y crecían un 30% más lentamente que los tumores en los ratones del grupo de control.

Además, en los ratones que fueron alimentados con nueces se registraron otros beneficios: se redujo el factor de crecimiento análogo a la insulina-1 (IGF-1), un biomarcador asociado con el cáncer de próstata; presentaban niveles inferiores de colesterol LDL (o colesterol malo), así como marcadas diferencias en la forma en la que el hígado, una gran fuente de IGF-1 y colesterol, metabolizó la dieta de nueces respecto a la dieta control, pese a sus similitudes nutricionales.

El doctor Paul Davis, que ha dirigido el trabajo, que publica el British Journal of Nutrition, se muestra “optimista sobre los beneficios de las nueces tanto a la hora de evitar el cáncer como a la de ralentizar su crecimiento”, por ello recomienda “incluir este fruto seco en una dieta equilibrada junto con muchas frutas y verduras”.

Múltiples beneficios

Las nueces son un alimento completo que proporciona múltiples sustancias saludables al organismo. Son aconsejables para:

  • Prevenir enfermedades cardiovasculares y degenerativas.
  • Reducir el colesterol.
  • Arteriosclerosis.
  • Son anticancerígenas.
  • Se recomiendan para el síndrome premenstrual y para la menopausia.
  • Para la piel deshidratada.
  • Previenen los eczemas.
  • Buenas para la hipertensión arterial.

Las nueces contienen ácidos grasos Omega 3, gama tocoferol (un tipo de Vitamina E), polifenoles y antioxidantes, que actúan de forma sinérgica.

Post relacionados