Como una alternativa a la dieta de los mexicanos, estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) crearon una bebida con la mezcla de ocho cereales que brinda un buen balance energético al organismo y es altamente nutritiva.

El producto fue desarrollado por los alumnos de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB) Sheila Contreras Rodríguez, Dolores Maribel Coria Flores, Luis Guillermo García Arteaga, José Santiago Mújica Sánchez y Gerardo Silva Velázquez.

Los estudiantes de la carrera de Ingeniería Bioquímica afirmaron que en la actualidad no existe en el mercado nacional ninguna bebida similar en cuanto al valor proteínico, pues la creada por ellos es superior a cualquiera de venta al público.

Explicaron que para elaborar la bebida denominada “C-8” emplearon los cereales ajonjolí o semilla de sésamo, avena, amaranto, quinoa, trigo, cebada, maíz y arroz, que conjuntamente aportan elementos esenciales para que el organismo realice sus funciones.

La bebida tiene un agradable sabor, pues incorporaron vainilla y canela en su elaboración, además de que se puede consumir fría o caliente, y con el propósito de que el producto tenga una mayor penetración en el mercado una proporción de ésta es leche libre de lactosa.

Los estudiantes informaron que iniciaron los trámites de la marca registrada y en cuanto concluyan su plan de negocios incubarán el proyecto en el Centro de Incubación de Empresas de Base Tecnológica (CIEBT) del IPN para comercializarlo.

Detallaron que el ajonjolí aporta a la bebida 80 por ciento de ácidos grasos insaturados (omegas 6 y 9), que juegan un importante papel en la regulación del colesterol en la sangre y por ser antioxidantes son cardio y gastroprotectores.

El ajonjolí, aseguraron, es junto con la soya el vegetal más rico en lecitina, la cual facilita la disolución de las grasas en medio acuoso, previene el agotamiento nervioso y cerebral, además de que contiene entre 17 y 29 por ciento de proteínas.

La avena es una buena fuente de fibra, aumenta la capacidad energética y también es rica en proteínas, mientras que el amaranto y la quinoa poseen el mejor balance de aminoácidos esenciales con relación a los cereales, leguminosas y a la carne, además su composición es similar a la del huevo.

Por su parte, la quinoa es altamente rica en omega 3, ácido graso esencial para la constitución de las neuronas, por lo que se asocia con mayor capacidad cognoscitiva, y en el desarrollo fetal e infantil este compuesto juega un papel esencial para el desarrollo cerebral.

Los estudiantes del IPN mencionaron que el trigo, la cebada, el maíz y el arroz aportan a la bebida desarrollada en la planta piloto de cereales de la ENCB, valor proteico que se complementa con los demás ingredientes y le confiere cuerpo al alimento.

Busquedas entrantes:

Post relacionados