Tras el accidente nuclear el gobierno japonés informó de que los alimentos provenientes de las regiones contaminadas no eran potencialmente peligrosos y que por tanto podían ser consumidos.Basándose en esos datos un conocido presentador de TV de ese país hizo una demostración en directo en la que comía verduras contaminadas.

A los pocos meses ha contraído leucemia aguda y se encuentra hospitalizado recibiendo un severo tratamiento.

Tiene 63 años de edad y estadisticamente después del tratamiento tiene un porcentaje de supervivencia de 30 a 40% en 5 años.

Post relacionados