Es una constante que en las maratones más importantes del mundo siempre hay un africano en los primeros puestos, si echas una mirada a los 10 mejores tiempos en maratones en la historia te darás cuenta de una tendencia: casi todas pertenecen a corredores de Kenia o Etiopía.

Uno pensaría que es cuestión genética, pues resulta que NO ES CIERTO!

Los expertos creen ahora que no hay evidencia genética directa que explique sus velocidades. El desempeño de un corredor tiene que ver más con factores socioeconómicos, culturales y medioambientales, de acuerdo a Yannis Pitsiladis, bióloga de la Universidad de Glasgow (Reino Unido). Pitsiladis presentó los resultados de su investigación en el American College of Sports Medicine (EE.UU.) en junio último.

Las condiciones de vida particulares en Kenia y Etiopía han llevado a sus corredores de largas distancias a romper cada vez más récords.

En un estudio realizado el 2006 y publicado en el Journal of Sports Sciences, la bióloga Pitsiladis descubrió que tres cuartas partes de los corredores kenianos que analizó vivieron a varios kilómetros de la escuela a la que asistieron cuando fueron niños, y tendían a correr al ir a la escuela o regresar de ella, aprendiendo a valorar las distancias recorridas desde temprana edad, también descubrió resultados similares entre corredores etíopes y jamaiquinos como Usain Bolt.

Lo que no encontró Pitsiladis fue alguna coincidencia genética entre los grupos que estudió. Analizó atletas olímpicos buscando el ACTN3 el “gen de la velocidad” que ayuda a los movimientos explosivos en las fibras musculares que se flexionan rápidamente, pero no ha encontrado a ningún campeón con dos copias de la variante del gen que facilita los movimientos veloces. La genética deportiva no tiene capacidad predictiva, el cronómetro ayuda a predecir la victoria o derrota mucho más que lo que la genética sabe hasta la fecha.

El correr largas distancias a pie es parte del estilo de vida africano, eventualmente, esta plataforma sirve como medio de escape de la pobreza y para emular a los héroes. Este fenómeno se trasladará a países más pobres como Uganda y Eritrea. Y si hubieran los mismos elementos socioeconómicos y medioambientales en un país como Alemania o alguno similar, podría verse el mismo fenómeno.

No tenemos, entonces, modo alguno de desligarnos de la responsabilidad y echarle la culpa a la genética. Si tenemos hijos, debemos alentarlos a hacer ejercicio.

Fuente: American College of Sports Medicine

Post relacionados

  • Vinculan el rugby con la demencia temprana

    El doctor Willie Stewart aseguró que el descubrimiento sugiere que "uno o dos" jugadores que compiten en el torneo "Seis Naciones" cada año...

    Pubblicato il:
  • Escalada sobre agua

    La escalada ha dejado de ser patrimonio de montañeros y montañas, para pasar a ser uno de los deportes de moda entre los más urbanitas. Los...

    Pubblicato il:
  • El Magic Johnson cumple 20 años con SIDA

    Magic Johnson la estrella del baloncesto, anunció que este lunes se cumplieron 20 años que esta infectado con el virus del sida y que esperaba...

    Pubblicato il:
  • Placenta para lesiones deportivas

    Varios futbolistas de primera división dicen haberse recuperado rápidamente después de someterse a un masaje con fluido de placenta diseñado...

    Pubblicato il: