Aunque se las promueve como un recurso para fortalecer los huesos, las plataformas vibratorias no mejorarían la masa ósea de las adultas mayores.

Un equipo de Canadá halló que, entre 200 mujeres posmenopáusicas con baja masa ósea, las usuarias de estas plataformas en el hogar durante un año no obtuvieron beneficios evidentes.

Lo importante, para los autores, es que la estrategia no debe recomendarse para prevenir la osteoporosis en las adultas mayores.

“Observamos que un año de esta terapia no aumenta la densidad ósea de las mujeres posmenopáusicas”, dijo la autora principal, doctora Angela M. Cheung, del Hospital General de Toronto.

Si las mujeres quieren preservar la masa ósea, sugirió ir a lo más seguro: ingerir suficiente calcio y vitamina D a través de la alimentación y hacer ejercicio moderado, como caminar y levantar pesas livianas.

Los resultados aparecen publicados en Annals of Internal Medicine.

Las plataformas vibratorias, que tienen el doble de tamaño que una balanza de baño, emiten impulsos vibratorios suaves al cuerpo a través de los pies del usuario.

Los dispositivos, que se pueden comprar por internet desde 200 a más de 3.000 dólares, se ofrecen como una estrategia para aumentar la potencia muscular, saltar más alto y correr más rápido.

El equipo de Cheung reunió a 202 mujeres posmenopáusicas sanas (la mayoría de 50 y 60 años) con baja masa muscular, pero aún sin osteoporosis. A todas se les indicó utilizar calcio y vitamina D y dos tercios se llevaron una plataforma para utilizarla en el hogar.

La mitad de las plataformas funcionó a una frecuencia relativamente alta (90 Hz) y la otra mitad, a una frecuencia más baja (30 Hz). Las participantes utilizaron la plataforma 20 minutos diarios.

Al año, el equipo no halló diferencias significativas entre la masa ósea de las usuarias de la plataforma y el grupo tratado con calcio y vitamina D únicamente.

Es más: todas las participantes sufrieron de una mínima reducción de la masa ósea en la mayoría de las zonas que los autores midieron, como la cadera, la columna vertebral y la tibia.

Actualmente, se está estudiando el efecto de la vibración corporal en la preservación o el aumento de la masa ósea de adolescentes, pacientes en hogares de cuidados especiales y en personas con lesiones de la médula espinal.

FUENTE: Annals of Internal Medicine, 15 de noviembre del 2011
Reuters Health

Post relacionados