Los adolescentes con sobrepeso tienen más posibilidades de morir por enfermedad cardíaca, pero ese riesgo extra desaparecería si adelgazan cuando son adultos.

Es la conclusión de un nuevo estudio, en el que se siguió durante más de 50 años a casi 19.000 hombres que tenían 18 años cuando estaban estudiando en la Universidad de Harvard.

“Muchos datos demuestran que si una persona es obesa en la mediana edad tendrá más riesgo de morir. Lo que debemos estudiar es qué pasa si la obesidad es más temprana”, dijo el coautor I-Min Lee, de la Escuela de Medicina de Harvard.

I-Min señaló que los resultados demuestran que lo más importante es adelgazar, pero también que los jóvenes con sobrepeso pueden reducir su riesgo cardíaco futuro si bajan de peso.

Los datos surgen de estudiantes de Harvard a los que se les había realizado un examen médico de rutina, incluida la medición del peso y la altura, al ingresar a la universidad entre 1916 y 1950.

En los años 60, el equipo original volvió a controlar a 18.995 de ellos: les midió el peso y la altura, y los entrevistó sobre los hábitos del estilo de vida y las enfermedades que podrían aumentar el riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca. En ese momento, los hombres tenían unos 46 años.

Para poder realizar el nuevo estudio, un equipo buscó los certificados de muerte de los participantes y determinó que en los 56 años desde el primer examen médico, el 11 por ciento había muerto por enfermedad cardíaca.

Y ser obeso en la juventud y la mitad de la vida potenciaba aquel riesgo.

Los jóvenes con obesidad tenían casi el doble de riesgo de morir por causas cardíaca que los más delgados: un 25 por ciento con sobrepeso y un 60 por ciento con obesidad.

Esas relaciones se mantuvieron aun tras considerar otros factores de riesgo cardiovascular, como la hipertensión, el tabaquismo y el sedentarismo.

Pero el riesgo cardíaco extra del sobrepeso y la obesidad en la juventud desapareció en los hombres que habían recuperado un peso normal en la segunda evaluación clínica, según publica el equipo en Archives of Internal Medicine.

A menudo, “los jóvenes obesos se transforman en adultos obesos”, dijo Lee. Pero indicó que aun las personas obesas a los 50 y 60 años pueden reducir el riesgo cardiovascular futuro si adelgazan.

Stephen Kritchevsky, del Centro Médico Bautista de Wake Forest, en Winston-Salem, Carolina del Norte, coincidió con Lee.

“La cantidad de años que una persona es gorda no es tan importante como el sobrepeso en la mitad de la vida”, dijo a Reuters Health.

“Por lo menos durante la mediana edad, e independientemente de los antecedentes de salud, tratar de adelgazar beneficia la salud”, agregó.

El equipo de Lee aclaró que los resultados no se extienden a las mujeres porque en el estudio sólo habían participado varones.

Además, el estudio original no diferenció el lugar donde los participantes tenían acumulada la grasa, lo que se considera otro factor de riesgo de la enfermedad cardiovascular.

Aun así, Kritchevsky, que no participó del estudio, consideró que los resultados “son una buena noticia” para los jóvenes y los adultos.

“A los jóvenes con sobrepeso les sugiero que ocuparse del peso les daría buenos resultados a futuro”, resumió.

Para ellos, “nunca es demasiado temprano para adelgazar, mientras que para los adultos de mediana edad, nunca es demasiado tarde”.

FUENTE: Archives of Internal Medicine, online 24 de octubre del 2011
Reuters Health

Post relacionados