Los programas de televisión de ritmo rápido como “Bob Esponja” parecen afectar negativamente los niveles de concentración de los niños al poco tiempo de verlos. Esto no sucede con los programas con un ritmo más lento, sugiere un estudio.

“Hallamos que los niños que acababan de ver “Bob Esponja” se veían afectados en lo que se podría llamar su presteza para el aprendizaje”, apuntó la investigadora líder Angeline S. Lillard, psicóloga de la Universidad de Virginia.

“Esto incluía su capacidad de pensar y concentrarse”, apuntó.

Lillard añadió que este efecto no se limitaba a “Bob Esponja”, un personaje que vive debajo del mar. “Ya lo hemos replicado con otro programa de ritmo rápido”, afirmó.

Lillard dijo que tuvo la idea sobre el estudio mientras veía “Bob Esponja” con el fin de usarlo para un estudio distinto. “Tras ver episodios durante una hora, tenía dificultades para concentrarme”, dijo. “Eso me inspiró a hacer el estudio”.

Para los niños, esa programación a ritmo rápido podría resultar demasiado estresante para sus cerebros en desarrollo, dijo Lillard.

“Cuando los niños tienen que procesar mucha información muy rápido, hacerlo es difícil porque es inusual. En este caso, [en los episodios de Bob Esponja] suceden muchas cosas que no pueden suceder en la vida real”, explicó. “Creo que los agota mentalmente, al menos por un periodo corto”.

No se sabe cuánto podrían durar esos efectos, añadió Lillard. “No sabemos si estos efectos se acumulan con el tiempo y crean problemas de atención a largo plazo, pero sabemos que al menos inmediatamente después su capacidad de funcionar se ve afectada”, enfatizó.

Otros estudios han mostrado una conexión entre ver televisión y problemas de atención más adelante en la vida, anotó Lillard.

Para el estudio, que aparece en la edición en línea del 12 de septiembre de la revista Pediatrics, Lillard y su colega Jennifer Peterson dividieron a 60 niños de cuatro años de edad en tres grupos. Un grupo vio nueve minutos de “Bob Esponja”, otro grupo vio nueve minutos de un programa infantil de televisión pública llamado “Caillou”, que tiene un ritmo más lento, y el último grupo pasó nueve minutos dibujando.

Entonces, los niños recibieron cuatro tareas diseñadas para medir lo que se conoce como la “función ejecutiva” del cerebro. Las tareas incluían recompensa aplazada, en que los niños tenían que esperar por una recompensa, y un problema matemático llamado Torre de Hanói, en que los niños tienen que mover discos de una columna a otra. Las pruebas miden la concentración, la memoria y el aprendizaje, comentó Lillard.

Se preguntó a los padres de los niños qué programas veían regularmente, y por cuánto tiempo.

A los niños que vieron “Bob Esponja” les fue significativamente peor en las tareas que a los niños que vieron el programa de la PBS o dibujaron. El hallazgo se sostuvo incluso tras tomar en cuenta la cantidad de televisión que cada niño veía normalmente, afirmaron los investigadores.

Lillard aconseja a los padres vigilar cuidadosamente la conducta de sus hijos tras ver dibujos animados de ritmo rápido. “Fíjese si el niño tiene problemas para funcionar a su nivel normal. Si es así, [los padres] deben tener cuidado cuando permiten a sus hijos ver esos programas”, aseguró.

El Dr. Dimitri A. Christakis, profesor George Adkins y director del Centro de Salud, Conducta y Desarrollo Infantiles de la Universidad de Washington, y autor de un editorial acompañante, dijo que el estudio es una “contribución significativa a nuestro conocimiento sobre los efectos de los medios de comunicación en los niños”.

“No toda la tele es mala, pero algunos programas de ese medio tienen efectos adversos potenciales para los niños”, dijo. “Los padres deben enfocarse tanto en el contenido y la calidad del programa como en la cantidad”.

Christakis señaló que la mente joven en desarrollo puede resultar estimulada en exceso. Los cerebros humanos no están diseñados para procesar las cosas a la velocidad en que a veces ocurren en la tele, advirtió.

“Todo lo que nuestros cerebros evolucionaron para afrontar sucede en tiempo real”, dijo Christakis. “No es que no podamos procesar esos programas, porque sí podemos, pero podría conllevar un costo, a corto plazo, de no podernos concentrar inmediatamente después”.

Y añadió que “potencialmente, un costo a largo plazo es que se condicione el cerebro a esperar ese alto nivel de entrada, lo que hace que el ritmo del mundo real parezca aburrido, y eso lleva a problemas de atención más adelante”.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

Post relacionados