De los frutos secos, las nueces ocupan un lugar destacado por sus múltiples virtudes para el organismo. Científicos estadounidenses añaden una más: comer nueces regularmente reduce a la mitad el riesgo de padecer cáncer de mama.

Investigadores del American Institute for Cancer Research han descubierto que estos frutos secos también disminuyen el tamaño y el número de tumores en los casos en los que la enfermedad acaba por desarrollarse. Su trabajo ha sido publicado en la revista Nutrition and Cancer.

Los científicos han descubierto los efectos positivos de las nueces trabajando con ratones, a los que daban, desde el vientre materno hasta la edad adulta, una cantidad diaria que equivaldría a 60 gramos en humanos.

Los ratones del experimento no solo tenían un menor riesgo de padecer cáncer, sino que aquéllos que desarrollaron la enfermedad, tuvieron menos tumores y más pequeños.

El efecto de las nueces sobre los genes

Pero los resultados son aún mejores si tenemos en cuenta que los ratones utilizados en el estudio estaban programados genéticamente para desarrollar cáncer. “Hemos sido capaces de reducir el riesgo de padecer la enfermedad incluso con una mutación genética diseñada para desarrollarlo”, explica Elaine Hardman, directora de la investigación.

Los científicos han averiguado que las nueces cambian la actividad de varios genes fundamentales en el desarrollo del cáncer de mama, tanto en ratones como en humanos.

Los resultados de este estudio indican que, si creciera el consumo habitual de nueces, se podría reducir el riesgo de cáncer en generaciones futuras.

Y es que lo que introducimos en nuestros cuerpos determina cómo funcionan y nuestra reacción a la enfermedad. En palabras de Hardman: “La comida es una medicina importante. Las cosas de siempre son las que funcionan realmente: Comer bien, levantarse del sofá y apagar la televisión”.

El fruto seco más virtuoso

Definitivamente, la nuez es la reina de los frutos secos. Tiene más propiedades que cualquier otro. Son aconsejables para:

  • Prevenir enfermedades cardiovasculares y degenerativas.
  • Reducir el colesterol.
  • Arteriosclerosis.
  • Son anticancerígenas.
  • Se recomiendan para el síndrome premenstrual y para la menopausia.
  • Para la piel deshidratada.
  • Previenen los eczemas.
  • Buenas para la hipertensión arterial.

Pero no es recomendable incluirlas en una dieta adelgazante, engordan. Cada 100 gramos de nueces contienen 688 calorías.

Este verano, científicos del Instituto para la Investigación Básica en Discapacidades del Desarrollo de Nueva York (EE UU) explicaron que las nueces podrían reducir el riesgo de sufrir el mal de Alzhéimer.

Via: 20 minutos

Post relacionados