Una revisión de estudios demuestra que las mujeres que consumen más fibra son menos propensas a desarrollar cáncer de seno.

Un equipo en China determinó que las que consumían gran cantidad de sustancias vegetales saludables eran un 11% menos propensas a desarrollar la enfermedad que las que ingerían menos cantidad.

Sin embargo, esto no prueba que la fibra disminuya el riesgo de tener cáncer. Los resultados “pueden identificar asociaciones, pero no nos dicen qué sucederá si la población cambia sus hábitos”, aclaró John Pierce, investigador de la Univerisdad de California, y que no participó del estudio.

Según los autores, las personas con una dieta rica en fibra tienen niveles más bajos de estrógeno, un factor de riesgo del cáncer de seno.

El equipo combinó los resultados de 10 estudios publicados sobre la dieta de un grupo de mujeres, a las que siguieron durante 7-18 años para determinar quiénes desarrollaban cáncer.

El 2,4 por ciento de más de 710.000 mujeres desarrolló cáncer mamario. Y las que consumían más fibra fueron un 11 por ciento menos propensas a tener la enfermedad que las que menos fibra ingerían, aun tras considerar las diferencias en los factores de riesgo como consumo de alcohol, peso, uso de terapia de reemplazo hormonal y antecedentes familiares de la enfermedad.

Aun así, es imposible determinar si las grandes consumidoras de fibra tenían hábitos más saludables que podrían haberles reducido el riesgo de desarrollar un tumor, escribe en American Journal of Clinical Nutrition el equipo de Jia-Yi Dong, de Soochow University, Suzhou.

Y el efecto potencial es “muy pequeño”, agregó por e-mail la doctora Eleni Linos, de la Stanford University y que no participó del estudio.

Una de cada ocho estadounidenses desarrollará cáncer de pecho y menos de un cuarto de ellas morirá por la enfermedad.

Aunque la relación entre el riesgo de tener el tumor y el consumo de fibra es pequeña, “sabemos (que la fibra) es saludable”, dijo Christina Clarke, investigadora de Cancer Prevention Institute of California, Fremont.

Los beneficios de una dieta rica en fibra incluyen la reducción del colesterol y la pérdida de peso. Si se comprueba que reduce el riesgo de desarrollar cáncer, sería un bono extra, agregó Clarke.

Las frutas, las verduras y los granos integrales son alimentos ricos en fibra. Según las Guías Alimentarias 2010 del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, la mayoría de los estadounidenses no consume fibra suficiente.

Las guías recomiendan que las mujeres consuman 25 gramos por día y los hombres, 38, mientras que la población promedio ingiere 15 g/día.

FUENTE: American Journal of Clinical Nutrition, online 20 de julio del 2011.
Reuters Health

Post relacionados