Los pepinos españoles no son el origen de la epidemia causada por la agresiva bacteria E.coli en Alemania, según revelan los resultados realizados por un laboratorio, tal y como ha informado la ministra de Salud de la ciudad-estado de Hamburgo, Cornelia Prüfer-Storcks.

El brote ha causado ya 15 muertes y ha afectado a más de 1.400 personas solo en Alemania.

Según publica el diario germano “Hamburger Abendblatt”, donde ha hablado la ministra de Salud, dos de los tres análisis realizados a los pepinos españoles por el laboratorio han dado negativo. En uno de ellos sí se ha detectado la bacteria, pero la variante descubierta en la hortaliza de procedencia española no coincide con la encontrada en las heces de los pacientes.

Las investigaciones han comprobado que la variante O104, aislada en las heces de los pacientes examinados, especialmente agresiva y resistente a antibióticos, no coincide con la cepa detectada en pepinos españoles del mercado central de Hamburgo.

“No obstante, seguimos sin identificar el origen” del brote, ha reconocido Prüfer-Storcks, la misma que dio la voz de alarma y acusó a los productos españoles. Ahora parece que la partida de pepinos procedentes de Almería y Málaga no es la culpable, aunque sí estaba contaminada.

La ministra de Salud de Hamburgo, que aún “no da por superado el pico de casos del brote”, ha insistido en todo caso seguir con las recomendaciones del Instituto Robert Koch (que es el encargado de los análisis definitivos de los pepinos): no ingerir tomates ni pepinos crudos y ser extremadamente cuidadosos con todos los vegetales que no estén cocinados.

“Esperábamos descubrir la fuente de los graves casos de síndrome hemolítico-urémico (SHU) en estos resultados iniciales, pero desgraciadamente no ha sido así”, ha reconocido. Pese a estos resultados, Storck defiende su actuación al acusar a los pepinos andaluces porque “no hubiera sido responsable el no revelar sospechas razonables ante tal número de enfermos” dado que “la protección de la vida humana debe ser más importante que los intereses económicos”.

Pero el Gobierno español, a través la ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, ha indicado que España pedirá compensaciones económicas ante la Unión Europea por el impacto económico que ha supuesto para el sector hortofrutícola la crisis del pepino.

La E.Coli es una bacteria común que vive en los intestinos de animales y humanos. Algunas cepas producen una potente toxina (Shiga) que puede ocasionar enfermedades graves.

España ha registrado a lo largo de la historia varios brotes de E.coli, pero nunca se ha producido uno con la cepa O-104:H, la que ha originado la alarma en Alemania.

Post relacionados