La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) acaba de publicar un comunicado en el que advierte de los riesgos de esta dieta que define como “el último invento de los que se hacen ricos a costa de tu apetito”.

“Su éxito radica en una feroz campaña de marketing, una web interactiva y el respaldo de famosas, pero en el fondo sólo es una dieta hiperproteica y desequilibrada”, señala la organización, que recuerda que la Asociación Española de Dietistas y Nutricionistas la ha calificado de “ineficaz y fraudulenta”.

La dieta Dukan se basa en el consumo de proteínas y, sobre todo en las primeras etapas, apenas deja hueco para carbohidratos como el pan, el arroz, las patatas o la pasta.

“La estrategia del nutricionista francés consiste en adelgazar a base de movilizar nuestras reservas de energía (grasas y glucógeno)”, indica la OCU. “Y, aunque es cierto que de esta manera puede darse una rápida pérdida de peso, los inconvenientes superan con mucho a las ventajas”, subraya.

Entre otros peligros, el organismo indica que el régimen puede hacer perder mucha masa muscular (“y con ella fuerza y salud”), afectar al funcionamiento de hígado y riñones, provocar estreñimiento o generar fatiga y calambres, entre otras molestias.

Coincide con su punto de vista Javier Aranceta, presidente de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria. “Dependiendo de tu estado de salud y de tu edad, este tipo de dietas hiperproteicas pueden provocar una sobrecarga importante en el organismo, que puede llegar a ser peligrosa para la salud”, explica este especialista.

Según sus palabras, estos regímenes “pueden ayudar a perder peso en determinados casos, pero siempre deben controlarse en un entorno médico”.

“Hay que vigilar que el músculo no se vea afectado, que no se pierde más agua de lo aceptable, si hay que utilizar determinados suplementos… Estos controles son fundamentales, sobre todo en las personas que presentan algún problema médico previo”, indica.

Tanto la OCU como Aranceta desaconsejan cualquier dieta que prometa grandes pérdidas de peso con patrones alimentarios desequilibrados porque “los milagros no existen” y el ‘efecto rebote’ que pueden acarrear es importante.

“Para adelgazar de manera autónoma, la clave está en comer menos de lo que se come habitualmente y hacer ejercicio”, señala Aranceta, quien subraya que “en casos de grandes sobrepesos, es fundamental consultar con un especialista”.
ElMundo.es

Post relacionados