El 65,1% de los españoles pueden ya hacer vida normal -ir a trabajar, estudiar o cenar fuera de casa- sin exponerse al humo del tabaco, muchos más de los que podían hacerlo (28,1%) antes de la entrada en vigor el 2 de enero de la ley que vetó los cigarros en todos los espacios públicos, según un estudio realizado por el Ministerio de Sanidad para evaluar el impacto de los 100 primeros días de la norma ha hecho.

El informe, basado en una encuesta a 1.559 personas -un tercio de fumadores, otro de ex fumadores y otro tercio que no ha fumado nunca- hace hincapié en los aspectos más polémicos de la ley, empezando por su impacto en quienes más han protestado: los empresarios del sector de la hostelería, que mantienen su oposición y han anunciado una manifestación de protesta en mayo porque, dicen, han perdido un 20% de su negocio. Por cierto que el reparto de la muestra da un mayor peso del que les corresponde a la opinión de los fumadores (según la última Encuesta Europea de Salud de 2009, lo son el 26,2% de los mayores de 16 años, a los que habría que añadir un 3,7% de consumidores ocasionales de tabaco). Este sesgo, sin embargo, da más valor a las opiniones positivas de la ley, ya que los fumadores son los menos partidarios.

Frecuentación. El 77,2% de la población afirma que acude igual o más que antes a bares y restaurantes. La excepción son los fumadores: un 64,3% dice que lo hace menos. Pero su impacto se compensa de sobra con quienes dicen que ahora van más.

Impacto económico. La encuesta no pregunta si quienes van a bares y restaurantes gastan más o menos que antes. Pero el informe refleja que la actividad del sector es “muy estacional”. Todos los años es igual: un pico en Navidad, baja hasta Semana Santa, sube esos días y alcanza su máximo en verano. Y eso mismo es lo que está pasando este año, sin salirse una coma del guión. Siempre hay un descenso de la actividad entre enero y finales de marzo (los 100 días), que este año ha sido del 14,1%. Pero este porcentaje de bajada de la actividad está en línea con la de los años anteriores: el 18% en 2008, el 17% en 2009 y el 13,9% en 2010. Lo que sí es cierto es que los niveles totales de negocio están en los niveles de 2002, pero el descenso empezó en 2007, por lo que es muy difícil atribuírselo a la ley.

Empleo. El Ministerio de Trabajo da otro dato que parece confirmar que la evolución del negocio no está siendo tan mala: las afiliaciones a la Seguridad Social en el sector de hostelería han subido ligeramente en enero y febrero. En marzo ha habido un descenso del 0,75% (de 1.245.187 en marzo de 2010 a 1.235.834 este año), que se explica fácilmente porque la Semana Santa, con su impacto en el empleo en hostelería cada año, empezó el año pasado el 28 de marzo; y este lo ha hecho el 27 de abril.

Calidad del aire. La limpieza en los locales ha aumentado. La contaminación por partículas finas (las llamadas PM25) ha caído un 86% en un año, de 170 microgramos por metro cúbico a 25,5.

Opinión sobre la ley. Otro elemento de satisfacción para Sanidad es que al 63,7% de los encuestados le parece bien la ley. Este porcentaje es aproximadamente el mismo que manejaba el ministerio antes de promover la iniciativa. Lógicamente, hay un importante sesgo en la respuesta según a quién se pregunte. De los fumadores, el 27% la apoya. Entre los ex fumadores y los no fumadores la aceptación de la norma es mucho mayor (75,2% y 84,1%, respectivamente).

Venta de cigarrillos. Con datos de febrero, la venta de cajetillas ha caído un 26,5% en un año. En enero, el descenso fue aún mayor (del 30%). En cambio, aumenta la venta de puros (un 31%) y tabaco para liar (el 11,5%) y pipa (el 352,7%).

Dejar de fumar. Con estas cifras, el Gobierno calcula que en 2020 habrá 2,5 millones de nuevos exfumadores, y que se evitarán 500.000 enfermedades y 10.000 muertes prematuras (actualmente se calcula que mueren unas 50.000 personas al año por enfermedades atribuibles al tabaco, de las que unas 3.000 eran fumadoras pasivas).

Impacto sanitario. Aunque siempre se asocia el tabaco al cáncer de pulmón, los expertos advierten que dejarlo se nota mucho antes en las enfermedades cardiovasculares (se tarda 20 años en estar libre de cáncer, pero uno en que se recupere el corazón). Por eso se calcula que se producirá una disminución anual de 5.400 a 7.560 en los ingresos por cardiopatía isquémica, de 1.240 a 3.240 por infarto agudo de miocardio y de 720 a 1.080 por asma.

Cumplimiento. En general, la ley se cumple casi al 100% en la mayoría de los espacios con dos excepciones: el entorno de los hospitales (el 46% de los encuestados afirma que se incumple) y los parques infantiles (lo cree el 44%).

Sanciones. Un dato que confirma que la ley se está cumpliendo sin muchos problemas es el apartado de las sanciones. Aunque su competencia es de las comunidades autónomas, estas han notificado que en los tres primeros meses de aplicación de la ley han impuesto unas 500 multas (sobre 350.000 establecimientos). El caso más famoso fue el del Asador de Marbella, que quiso incumplir la ley y acabó multado con 145.000 euros.

Via: El Pais

Post relacionados