El llanto podría ser la forma en que la naturaleza dice a los hombres que deben de dejar a las mujeres cierto espacio. Un estudio reciente indica que el olor de las lágrimas de las mujeres reduce considerablemente el deseo sexual de los hombres.

Una investigación llevada a cabo por científicos israelíes que examinaron el significado de las lágrimas emocionales de los humanos sugiere que son mucho más que gotitas de agua que salen de las glándulas que rodean los ojos. Las lágrimas de las mujeres cumplen la función material de emitir señales químicas que reducen los niveles de testosterona y la activación sexual de los hombres, según encontró el estudio.

Aún no se han analizado las lágrimas de los hombres ni de los niños, según el investigador Noam Sobel, del Instituto de Ciencias Weizmann de Israel, quien espera conocer si las lágrimas de esos grupos también envían señales biológicas a los demás.

Estudios anteriores habían establecido que las lágrimas emotivas contienen moléculas distintas que las lágrimas producidas por cortar cebolla, por ejemplo, o las que protegen a los ojos de irritantes.

“El hecho de que las lágrimas emotivas sean distintas en contenido fue una potente pista para nosotros de que fungían como señal química”, aseguró Sobel, profesor de neurobiología del instituto. “Seguramente es un medio de comunicación química. Nos comunicamos de muchas formas”.

En una serie de experimentos, Sobel y sus compañeros investigadores determinaron primero que los hombres podían distinguir a nivel inconsciente entre el olor de las lágrimas de las mujeres, que no tienen un olor discernible, y una solución salina inodora.

Entonces, los 24 participantes observaron imágenes emocionalmente ambiguas de rostros de mujeres, calificando la tristeza y el atractivo sexual de cada una. Para 17 de los hombres, los rostros parecían menos sexualmente atractivos luego de oler las lágrimas que luego de oler la solución salina.

Cincuenta hombres vieron una película triste luego de oler las lágrimas o la solución salina, que produjo un modesto descenso en la activación sexual reportada por los propios hombres y una reducción marcada en los niveles de testosterona en saliva de los hombres que olieron las lágrimas.

Por último, las imágenes cerebrales de IRM de 16 hombres a quienes se mostraron fotografías y películas sexualmente excitantes indicaron que los que olieron las lágrimas antes tenían una menor actividad en regiones cerebrales que por lo general muestran actividad durante la excitación.

“Creo que este estudio tiene sentido en general, porque cada respuesta emocional debe haber sido desarrollada para una ventaja evolutiva”, señaló el Dr. Alan R. Hirsch, fundador y director neurológico de la Fundación oara el Tratamiento e Investigación del Olfato y el Gusto (Smell & Taste Treatment and Research Foundation) en Chicago.

“La testosterona también afecta los niveles de agresividad, así que si se reduce el nivel de agresividad, se aumentan las probabilidades de supervivencia de la mujer”, añadió Hirsch, quien señaló que aplicaciones clínicas eventuales podrían potencialmente usarse para los transgresores sexuales o los que tienen problemas con la agresión sexual.

El estudio aparece en la edición en línea del 6 de enero de la revista Science.

Sobel dijo que los hallazgos podrían fomentar estudios posteriores que identifiquen los compuestos activos de las lágrimas y examinen si las señales químicas de las lágrimas de las mujeres señalizan alguna otra cosa aparte de la falta de interés sexual.

“Ahora, deseamos identificar las moléculas que tienen el efecto”, comentó. “Esperamos tener respuestas buenas y contundentes en unos cuantos años”.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

Post relacionados