Los españoles tardan una media de 75 minutos en avisar a los servicios sanitarios de que están sufriendo un infarto agudo de miocardio, según se desprende de un estudio realizado por investigadores nacionales en 65 hospitales de nuestro país.

El estudio ARIAM (Análisis del Retraso en el Infarto Agudo de Miocardio), que acaba de presentarse en Madrid, se ha realizado con los datos de 2.422 pacientes ingresados en las UCI de toda España entre febrero y abril de 2009 aquejados de un síndrome coronario agudo (que engloba procesos como la angina de pecho o el infarto).

Los intensivistas que han realizado el trabajo recalcan la importancia de una actuación rápida en estos casos, y destacan que gran parte del retraso se concentra en los 75 minutos de media que los afectados tardan en llamar a emergencias.

Desde la solicitud de asistencia hasta que ésta se produce transcurren 16 minutos de media. De esta manera, y sumando el traslado en sí, estiman que el intervalo desde la aparición de los síntomas hasta la llegada al hospital se eleva a 165 minutos (prácticamente tres horas). Una vez allí, el electrocardiograma se produce a los ocho minutos de media.

Según la nota de prensa difundida por la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (Semicyuc), el sistema sanitario se comporta pues con eficacia en estos casos, aunque apuesta por reducir la demora.

Entre los factores de riesgo que aumentan las posibilidades de sufrir un síndrome coronario agudo, el trabajo destaca sobre todo el peso que tiene el tabaquismo, presente en el 57% de quienes ingresaron en la UCI.

Por detrás de los cigarrillos, destacan como factores de riesgo la hipertensión arterial (54,6%), la dislipemia o alteración en los niveles de grasa (45,7%), la diabetes (30,4%), obesidad (17,4%) y los antecedentes familiares (10,65%).

Vía: El Mundo

Post relacionados