Un estudio reciente sugiere que altas dosis de vitamina B puede reducir a la mitad la contracción del cerebro en las personas mayores que experimentan algunos signos de la enfermedad de Alzheimer.

La contracción del cerebro es uno de los síntomas del deterioro cognitivo ligero, que a menudo conduce a la demencia.

Algunos investigadores dicen que esto podría ser el primer paso para encontrar una manera de retrasar la aparición del Alzheimer.

Los expertos dijeron que estos hallazgos son importantes, pero que se necesita más investigación.

El estudio, publicado en la revista Public Library of Science One, examinó a 168 personas mayores que experimentan ciertos niveles de deterioro mental conocido como deterioro cognitivo leve.

Esta condición, marcada por lapsos de memoria leve y problemas de lenguaje, está más allá de lo que pudiera explicarse como el envejecimiento normal y puede ser un precursor de la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia.

La mitad de los voluntarios recibieron una tableta diaria conteniendo niveles de la familia B de vitaminas, como el ácido fólico, B6 y B12 muy por encima de la cantidad diaria recomendada. La otra mitad recibió un placebo.

Después de dos años, la tasa a la que sus cerebros se habían reducido se midió.

El cerebro se encoge en promedio a una tasa de 0,5% al año después de la edad de 60 años. Los cerebros de las personas con deterioro cognitivo leve se encogen el doble de rápido. En los pacientes que sufren Alzheimer la contracción del cerebro es de 2,5% al año.

El equipo de científicos, del Proyecto Oxford para investigar la Memoria y el Envejecimiento (Optima, por sus siglas en inglés), encontró que en promedio, en los que recibieron suplementos de vitamina, la contracción del cerebro disminuyó un 30%.

En algunos casos se redujo en más del 50%, haciendo que su atrofia cerebral no fuera peor que la de las personas sin deterioro cognitivo.

Via: BBC

Post relacionados