Las personas que toman cantidades moderadas de alcohol tienen mejor salud en promedio que los abstemios, dijeron científicos franceses el miércoles.

Los investigadores hallaron que la mayor parte de los beneficios no son resultado directo del alcohol, sino de asociaciones indirectas como menor nivel de estrés, mayor interés en la actividad física y mejor estatus social.

“El consumo moderado de alcohol es un poderoso indicador de alto nivel social, un estatus superior en la salud general y menor riesgo cardiovascular”, dijo Boris Hansel, del Hospital Pitie-Salpetriere, en París, que lideró el estudio.

El experto enfatizó, sin embargo, que el trabajo no demostró asociaciones causales y no debe usarse de evidencia para promover el consumo del alcohol.

El exceso de beber está relacionado con la enfermedad crónica del hígado, varios cánceres, intoxicación por alcohol, síndrome de alcohol fetal y enfermedad cardiaca. El alcohol es causante de 2.3 millones de muertes por año en todo el mundo, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Hansel y su equipo estudiaron a casi 150 mil franceses y los dividieron en cuatro grupos: los que nunca habían tomado, los bebedores livianos (los que tomaban menos de 10 mililitros por día), moderados (entre 10 y 30 mililitros por día) y fuertes (más de 30 mililitros).

Los resultados fueron publicados en el European Journal of Clinical Nutrition, edición de Nature.

Los grupos de bebedores leves y moderados, tanto de hombres como mujeres, tenían mejor salud general que los que nunca habían tomado o los que bebían mucho.

Los hombres que bebían de forma moderada eran más propensos a tener menor riesgo cardiovascular, ritmo cardiaco, estrés, depresión e índice de masa corporal. También tuvieron mejor desempeño en medidas de salud subjetiva, como la cantidad de ejercicio que hacían.

En Gran Bretaña, 8 gramos de alcohol son una unidad, o una bebida estándar.

Los científicos hallaron tendencias similares en las bebedoras moderadas, que tenían presión más baja y cintura más pequeña.

Para ambos sexos, los bebedores moderados también tenían niveles más elevados del llamado “colesterol bueno”, o HDL, en la sangre.

Pero, según Hansel, esto no significa que el alcohol tenga influencia sobre el colesterol bueno o pueda proteger de la enfermedad cardiaca.

El resultado clave es que el consumo moderado de alcohol es buen indicador de un “estatus social óptimo”, y podría ser la razón principal por la cual este grupo tiene mejor salud.

El estudio “sugiere que no es apropiado promover el consumo de alcohol para prevenir la enfermedad cardiovascular”, dijo, y agregó que el “placer” es el mejor justificativo para tomar una cantidad moderada.

Reuters

Busquedas entrantes:

Post relacionados