Hay personas que han tenido experiencias cercana a la muerte -como por ejemplo por un paro cardíaco- que luego revelan que sintieron extrañas sensaciones como el ver una luz al final de un túnel, que la vida les pase frente a sus ojos o, incluso, encuentros con seres místicos.

De acuerdo a una nueva investigación, la explicación de este fenómeno podría estar más cerca de la ciencia que de lo sobrenatural: se debe, según el estudio, a un aumento en los niveles de dióxido de carbono en la sangre causado por el paro en la respiración.

Los científicos de la Universidad de Maribor, en Eslovenia, investigaron las experiencias cercanas a la muerte (ECM) de 52 pacientes que habían sufrido un paro cardíaco.

Once de estos pacientes dijeron haber tenido una ECM, afirma el estudio publicado en la revista Critical Care (Cuidado Intensivo). Y los investigadores descubrieron que los niveles de dióxido de carbono en la sangre de estos once pacientes eran más altos que en el resto.

No se encontró un patrón asociado al género, edad, nivel de educación, creencias religiosas, temor de morir, tiempo de recuperación o fármacos suministrados durante la resucitación del paciente.

Nueva asociación

El dióxido de carbono juega un papel importante en el organismo humano.

El gas es un producto de desecho del metabolismo celular que viaja por la corriente sanguínea y es exhalado por los pulmones al mismo tiempo en que éstos inhalan oxígeno.

“Existen varias teorías que intentan explicar los mecanismos de las ECM”, señaló la doctora Zalika Klemenc-Ketis, quien dirigió el estudio.

“Nuestro estudio ofrece información nueva e importante sobre el campo del fenómeno de las ECM. Nunca antes se había encontrado esta asociación con el dióxido de carbono y merece que se le siga investigando”, agregó.

La gente que ha informado de ECM habla de luces centelleantes, sentimientos de paz y alegría profundas, experiencias de “salir del cuerpo” y mirarse a sí mismo desde el techo. Según los expertos, estos hechos suceden en casi todo el mundo.

Se cree que cerca de 25% de los pacientes que sufren un paro cardíaco experimentan estas sensaciones.

Hasta ahora, sin embargo, casi todas las teorías que se habían presentado para explicar el fenómeno hablaban de razones religiosas o farmacológicas.

Via: BBC

Post relacionados