Ingerir un poco más de calcio con la comida prolongaría la vida, de acuerdo a un nuevo estudio.

Un equipo en Suecia halló que los hombres que consumían la mayor cantidad de calcio a través de los alimentos eran un 25 por ciento menos propensos a morir en la siguiente década de vida que los que consumían la menor cantidad del mineral. Ninguno utilizaba suplementos de calcio.

Eso coincidió con estudios previos que habían asociado un mayor consumo de calcio con una disminución de la mortalidad en hombres y mujeres, publicó el American Journal of Epidemiology.

A diferencia de lo que ocurre entre el calcio y el magnesio y el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas, poco se sabe sobre la relación entre esos nutrientes y la mortalidad.

El equipo de la doctora Joanna Kaluza, del Instituto Karolinska, en Estocolmo, estudió a más de 23.000 hombres suecos, de entre 45 y 79 años al inicio del estudio y los siguió durante 10 años, teniendo en cuenta datos sobre su dieta. Durante el estudio, 2.358 hombres murieron.

Los que más calcio consumían tenían un 25 por ciento menos riesgo de morir por cualquier causa y un 23 por ciento menos de hacerlo por enfermedad cardíaca durante el seguimiento, que los que menos calcio ingerían. Ese consumo no modificó significativamente el riesgo de morir de cáncer.

Los hombres en el tercio superior, según su nivel de consumo de calcio, ingerían casi 2.000 miligramos por día (mg/día), a diferencia del grupo en el tercio inferior que consumía 1.000 mg.

El consumo diario recomendado (RDA, por sus siglas en inglés) en Estados Unidos para el calcio es de 1.000 mg para los hombres de entre 19 y 50 años y de 1.200 para los mayores de 50.

“El consumo que supera el RDA reduciría la mortalidad por todas las causas”, concluyó el equipo.

El calcio podría modificar el riesgo de morir de varias formas. Por ejemplo, señalaron los autores, al reducir la presión, el colesterol o el azúcar en sangre. Las principales fuentes de calcio alimentario en el estudio fueron la leche, los lácteos y los cereales.

Pero no hubo relación entre el consumo de magnesio y la mortalidad general o la mortalidad por cáncer o enfermedad cardíaca. El consumo de los participantes varió de 400 a 525 mg/día. El RDA de magnesio para los varones mayores de 31 años es de 420 mg.

Este estudio, aseguró el equipo, no halló efecto alguno del magnesio porque todos los participantes ingerían suficiente cantidad con la dieta. “Se necesitan más estudios en otras poblaciones con bajo consumo de magnesio para confirmarlo”, indicó.

Esos estudios deberían medir también el consumo de calcio y magnesio a través del agua potable, que sería una fuente importante de ambos minerales.

FUENTE: American Journal of Epidemiology, online 19 de febrero del 2010.

Reuters Health

Post relacionados

  • Hallazgo sobre los cuernos de los ciervos cuestiona el origen de la osteoporosis

    Los cuernos de los ciervos son prácticamente irrompibles. Pero en 2005 algo le sucedió a estos animales en España porque sus cornamentas...

    Pubblicato il:
  • Suplementos de calcio peligrosos

    Los suplementos de calcio pueden aumentar el riesgo de un ataque cardíaco en las mujeres mayores, sugiere un estudio llevado a cabo en Nueva...

    Pubblicato il:
  • Alimentos para tus dientes

    No solo los sospechosos comunes de afectar nuestros dientes, incluso alimentos sanos pueden causar caries, y otros pueden ayudar a proteger...

    Pubblicato il:
  • Crean estudiantes de IPN sopa más nutritiva

    Con el proposito de mejorar la dieta de los mexicanos, estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) crearon una sopa (espaguetti) que...

    Pubblicato il:
  • La cola, mala para los huesos

    El consumo de bebidas de cola podría estar aumentando el riesgo de sufrir osteoporosis, según investigadores estadounidenses. El estudio...

    Pubblicato il: