Correr, nadar, pedalear o jugar al fútbol durante al menos treinta minutos al día no sólo previene el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, sino que reduce a la mitad el riesgo de padecer cáncer, según un estudio publicado hoy en el “British Journal of Sports Medicine” .

Esto se debe a que cuando un individuo practica deportes de mediana a alta intensidad, el consumo de oxígeno se multiplica y ayuda al cuerpo a combatir diversos tipos de enfermedades, entre ellas el cáncer.

Para llegar a esta conclusión, un equipo de investigadores de las universidades finlandesas de Kuopio y Oulu ha estudiado la evolución de más de 2.500 hombres de entre 42 y 61 años con distintos hábitos deportivos a lo largo de casi diecisiete años.

Del total de participantes, 181 murieron a lo largo del estudio como consecuencia de algún tipo de cáncer, siendo los más frecuentes los de pulmón, próstata, gastrointestinales, cerebrales y, por último, los linfomas.

Entonces, se estudiaron los hábitos deportivos de los sujetos, medidos en unidades metabólicas (MET) , que reflejan la cantidad de oxígeno que se consume a la hora de practicar ejercicio según la intensidad del mismo.
Así, por ejemplo, andar tiene una intensidad de 4,2 MET; hacer footing, de 10,1 MET o nadar, de 5,4 MET.
Los resultados mostraron que la actividad física de los sujetos era de 4,5 MET de media y que dedicaban a ella 462 minutos a la semana o, lo que es lo mismo, 66 minutos al día.
No obstante, el 27 por ciento de ellos no dedicaban ni siquiera media hora a la práctica de actividades deportivas.
Con estos datos en la mano, los investigadores concluyeron que el incremento de la actividad física realizada por un individuo en 1,2 MET reduce el riesgo de padecer cáncer, en especial de pulmón y gastrointestinal, después de evaluar otros factores exógenos como la edad, el consumo de alcohol o tabaco, la alimentación o el índice de masa corporal de cada uno.
EFE

Post relacionados