La ansiedad es, según la RAE, un estado de agitación, inquietud o zozobra del ánimo.

Según espacio logopédico: “Debido a las ventajas que supone para la propia supervivencia el responder con ansiedad ante determinadas situaciones amenazantes, se puede hablar de ansiedad normal frente a ansiedad anormal o patológica. Por ejemplo, la ansiedad es normal en un niño asustado por la posibilidad de una separación de los padres… La ansiedad es un acompañante normal del crecimiento, de los cambios, de la experimentación de cosas novedosas, y del hallazgo de la propia identidad y del sentido de la vida… Por el contrario, la ansiedad patológica es una respuesta inapropiada a un estímulo concreto con base en su intensidad o en su duración”

Algunas de las manifestaciones más comunes de la ansiedad son: la angustia, el vivir con prisas constantes, la respuesta al estrés con inquietud, la preocupación constante, entre otras.

Debido a la forma de vida actual la ansiedad crece cada día más entre la población, desgraciadamente en forma negativa, lo que afecta directamente a la salud general de la persona. Una medicina alternativa que ha demostrado resultados eficaces es la Medicina Tradicional China (MTC).

La MTC nos propone una evidencia revolucionaria en psicología muy importante: como la ansiedad es un estado de alerta mantenido constantemente agota los recursos del cuerpo y por tanto necesita una estimulación a nivel orgánico para poder superar este desequilibrio. Sino se hace de esta manera los resultados serán parciales y el tratamiento será mucho más largo, con frecuentes recaídas, ¿por qué? Pues por que una actividad eficiente de la mente necesita el sustento de una biología fuerte.

Para la MTC es imposible un pensamiento eficaz si la actividad de los órganos no es correcta, por ello corregir la forma de pensar de la persona con herramientas es indiscutiblemente positiva para que no malgastemos nuestros recursos biológicos. Esto nos lleva a una vía de doble sentido: una incorrecta forma de pensar/actuar debilita ciertas actividades orgánicas y del mismo modo una actividad orgánica alterada no permite una correcta forma de pensar/actuar creándose así un círculo en que uno influye al otro y del que es difícil salir sólo actuando sobre la parte mental.

Según la experiencia clínica milenaria china son 5 los terrenos biológicos en que puede explicarse una ansiedad patológica:

  1. Ansiedad por deficiencia energética, digestiva y cardiaca
  2. Ansiedad en un terreno de deficiencia pulmonar
  3. Ansiedad por hiperrespuesta inmune que puede estar asociada a una desarmonia neuroendocrina
  4. Ansiedad por desequilibrio digestivo de Vesícula y estómago
  5. Ansiedad en terreno de bloqueo de la energía del hígado, hipermetabolismo del hígado y debilidad digestiva

Son estos ejes o terrenos orgánicos alterados y sus combinaciones posibles donde puede aparecer y cronificarse la ansiedad. Por tanto, para conseguir una corrección debemos primero saber con seguridad la manera especial y única en que la persona constituye su malestar para poder aplicar una apropiada combinación de acupuntura, alimentación y plantas medicinales además de proponer ejercicios relajantes como por ejemplo Chi Kung, Tai Chi, Yoga,…lo que hará desaparecer los síntomas impidiendo que vuelvan a manifestarse. Esto no es incompatible con cualquier otro tratamiento psicológico que la persona pueda estar siguiendo.

Por Rubén Romá

Post relacionados