La epidemia por el virus de la influenza tipo A podría haberse extendido en México en una proporción mucho mayor de lo que las autoridades mexicanas han reconocido hasta ahora.

Según un reporte preliminar elaborado por un grupo multidisciplinario de científicos internacionales —mexicanos entre ellos—, y publicado parcialmente en la última edición de la prestigiosa revista Science, el número de infectados podría haber crecido de forma exponencial hasta los 23 mil afectados, una cifra muy distante a los 2 mil 59 que ha confirmado la OMS.

El reporte, elaborado a partir de modelos de prospección y de “extrapolación estadística”, establece que hasta el pasado 5 de mayo se tenían registrados un total de 11 mil 357 casos sospechosos de contagio y hasta 822 de casos confirmados en laboratorio.

“Pero estas cifras pueden ser más bajas de las cifras reales, dado que la vigilancia se ha concentrado sólo en los casos más severos”, asegura el reporte, al multiplicar hasta por 10 el número de casos potenciales que habrían afectado a la población mexicana.

“Los casos con que contamos no reflejan la verdadera realidad. Debido a la evolución moderada de la influenza tipo A, en algunos lugares se han dejado de contar estos casos para hacer referencia sólo a los más graves”, aseguró desde Ginebra la doctora Nikki Shindo, en alusión a los informes según los cuales el número de infectados sería mucho mayor que el oficial.

El informe señala, además, que los casos en personas mayores de 60 años serán más difíciles de identificar “dado el mayor porcentaje de enfermedades respiratorias” que son más frecuentes a partir de esa edad.

“En el reporte se ha hecho un cálculo razonable, a partir de los casos observados, de cuál sería el número mínimo y el número máximo de los infectados en un rango que va de los 6 mil hasta los 32 mil posibles afectados”, aseguró el profesor y biólogo de la UNAM, Antonio Lazcano, quien está familiarizado con el reporte y ha participado desde México en grupos colectivos de investigación del virus en tiempo real.

“Pero también es importante señalar que este tipo de cálculos, que multiplican por 10 los casos dados a conocer hasta ahora, son sólo una estimación estadística que se irá matizando a partir de los datos que se vayan confirmando”, enfatizó.

El informe, en el que participaron especialistas mexicanos como la doctora Celia Alpuche, quien ha servido como enlace con los laboratorios y expertos de Estados Unidos y Canadá, reitera que el virus, si bien no es tan maligno como el que hizo su aparición en 1918 —y que causó más de 50 millones de muertes en todo el mundo—, es muy parecido al que emergió en 1957.

El reporte, que ha sido elaborado con el fin de aportar criterios de acción y prevención para los gobiernos y autoridades sanitarias, reconoce además que “aún hay mucha incertidumbre con respecto a este brote de influenza tipo A” en lo que se refiere a su virulencia, a su transmisión y también en cuanto a su origen.

Por ello, establece, la decisión de emitir recomendaciones tales como permanecer en casa o cerrar escuelas tienen que ser implementadas bajo la responsabilidad de cada gobierno.

El reporte ha tenido como punto de arranque el brote que comenzó a mediados de febrero en el pueblo La Gloria, en Veracruz.
Via: El Universal

Post relacionados