Un estudio publicado hoy en The Lancet Oncology asegura que el mesilato casopitant, “reduce significativamente la incidencia de este desagradable efecto secundario”, según recoge Público.

También se está estudiando aplicar este fármaco a las náuseas reactivas a otros tratamientos, como la radioterapia.

Via: El Economista

Post relacionados