Ya es posible diagnosticar el cáncer de mama avanzado de manera temprana con un simple análisis de sangre, lo que permitirá determinar el mejor tratamiento para cada paciente de una manera menos agresiva para su salud.

El proceso consiste en recoger la información clínica de la paciente y una muestra de sangre, que se mantiene a temperatura ambiente durante 72 horas.

Tras separar el plasma del resto de componentes sanguíneos y tratar la muestra, se puede determinar si hay células tumorales circulantes (éstas se desplazan al torrente sanguíneo nada más aparecer el tumor e incluso pueden permanecer en el cuerpo tras extirparlo), lo que permite a los médicos saber si la enfermedad se va a reproducir e intentar evitarlo mediante quimioterapia.

Una vez analizada la sangre se extraen las células, se detecta, en su caso, la aparición de metástasis y, por último, se hace una hipótesis de la evolución de la enfermedad a la vez que se determina la quimioterapia más adecuada y menos agresiva para la salud.

Empleado en EE UU

Este sistema se utiliza en EE UU para detectar el cáncer de próstata y el de colon, aunque en España se empleará por ahora sólo para el de mama.

El equipamiento de diagnóstico ha sido donado por la Fundación Rafael del Pino al Hospital 12 de Octubre de Madrid en el marco de un proyecto de investigación sobre el cáncer de mama.

En este proyecto participan pacientes con cáncer de mama que han sido tratadas en este centro y que han sufrido recaídas.

Via: 20 minutos

Post relacionados