Una madre noto que su bebe recién nacido no quería alimentarse de uno de sus senos (el derecho), pero no le dio importancia, fue cuando su segundo hijo hizo lo mismo con el mismo seno que empezó a dudar.

Asi que decidio hacerse unos examenes que resultaron en que tenia cancer en el seno que los bebes habian rechazado.

La Sra. Dixon de 25 años ahora tiene tratamiento extensivo de quimioterapia, pero los doctores confian en que se detecto a tiempo para salvarle la visa.

No es la primera vez que se da un caso como estos, aparentemente los bebes son muy receptivos al sabor o olor de la leche en un seno con cáncer.

Via Mail Online

Post relacionados