Científicos estadounidenses están experimentando con una sustancia presente en el veneno radiactivo del escorpión Leiurus quinquestriatur para tratar el cáncer cerebral, según un artículo publicado hoy por la revista científica británica
“New Scientist”.

Se trata del TM601, un péptido presente en el “cóctel de neurotoxinas” del veneno de ese escorpión, que vive en Oriente Medio, que no es tóxico para los humanos y que “se liga” con un receptor propio de algunas células tumorales.

En los experimentos llevados a cabo en cultivos de laboratorio, ese péptido ha “invadido” las células tumorales presentes en tejidos de mama, piel, pulmón y cerebro, pero ha dejado “intactas” las células sanas.

Para ver si el péptido podría descargar dosis letales de radiactividad a las células tumorales, los investigadores añadieron isótopos de yodo radiactivo a la fórmula.

El año pasado, una compañía de Massachusetts (EU) inyectó esa sustancia en 59 pacientes aquejados de cáncer cerebral terminal.

Aunque todos ellos murieron, quienes recibieron las dosis más altas vivieron una media de tres meses más que el resto.

En la actualidad, la Universidad de Chicago (EU) está llevando a cabo un experimento que consiste en inyectar esa sustancia en la sangre de personas que padecen un tumor para descubrir si esa sustancia es también capaz de acabar con los cánceres secundarios. EFE

Post relacionados