Los médicos pasan por alto sus pistas cuando se trata de oportunidades para mostrar empatía con la situación de sus pacientes de cáncer, según sugiere un estudio reciente.

Si bien los médicos pueden abordar inquietudes como los malos usos de los medicamentos, las citas a las que el paciente no asiste o el dolor, tendían a evitar los temas “existenciales”, como las preguntas sobre la vida y la muerte, que son de vital importancia para la mayoría de pacientes, afirmaron los autores del estudio.

“Los médicos respondieron a apenas el diez por ciento de las oportunidades de empatía y cuando los pacientes trajeron a colación preocupaciones existenciales, los médicos tendían a cambiar a respuestas más biomédicas”, señaló la autora del estudio, la Dra. Diane Morse, profesora asistente de medicina y psiquiatría del Centro médico de la Universidad de Rochester en Nueva York. “Los médicos tenían problemas para responder a la mayoría de inquietudes, que se trataban de temores del paciente, preocupaciones sobre la muerte o morir, o condiciones que empeoraban”.

Sin embargo, este podría ser el punto de intersección más importante entre un médico y su paciente.

“La relación entre médico y paciente es más que la entrega de un diagnóstico o plan de tratamiento”, señaló el Dr. Arthur Frankel, profesor de medicina del Colegio de medicina del Centro ce ciencias de la salud Texas A&M. “Para la atención del cáncer, básicamente si no se puede formar una relación estrecha con el paciente y mejorar su calidad de vida, entonces hay que plantearse qué se está logrando en realidad.

Hay momentos en que, ojalá, se pueden hacer sugerencias o cosas con el paciente que pueden ganar algo de tiempo, y en algunos casos incluso remisiones a largo plazo. Pero por mucho, el trabajo más importante del oncólogo es vincularse al paciente y a su familia, y ayudarlos con la crisis”, añadió Frankel, quien es también director del Centro oncológico del Instituto de investigación oncológica y la División de hematología y oncología del Hospital Scott & White en Temple, Texas.

La empatía (identificarse y comprender la situación y sentimientos de otra persona) se ha relacionado con una mayor satisfacción del paciente, incluso menos ansiedad y un mejor cumplimiento del tratamiento. Los médicos, residentes y estudiantes de medicina también muestran evidencia de mayor satisfacción y menos agotamiento si muestran empatía, enfatizó Morse.

Para el estudio, Morse y colegas analizaron 20 interacciones grabadas en audio y transcritas entre pacientes de sexo masculino de cáncer de pulmón y sus cirujanos torácicos u oncólogos.

Los investigadores identificaron 384 “oportunidades de empatía”, pero encontraron que los médicos respondieron con empatía a apenas 39 de ellas. Cada encuentro provocó un promedio de menos de dos respuesta empáticas del médico.

Las oportunidades de empatía incluían afirmaciones del paciente como “esto es sobrecogedor” y “estoy combatiéndolo”.

Cuando los médicos mostraron empatía, la mitad de las veces fue en el último tercio del encuentro, aunque los pacientes habían estado planteando inquietudes durante toda la sesión.

“Los médicos se sienten más cómodos con cosas respecto a las cuales saben qué hacer, como ‘se me acabó el medicamento’, ‘no pude conseguir una cita’, o ‘me duele’”, aseguró Morse. “Pero cuando el paciente pregunta cuánto tiempo le queda, da miedo. Es difícil saber qué decir”.

“Sería útil que los médicos piensen sobre tener una respuesta lista”, añadió Morse. “La mayoría de las inquietudes de los pacientes son existenciales y los médicos no necesariamente tienen algo para resolverlas. Simplemente darse por enterado, en sí y de manera independiente, puede ser muy útil, y no conlleva mucho tiempo”.

Frankel agregó que “el trabajo más importante del médico es también el trabajo más importante de un ministro, un abogado o cualquier otra persona: intentar ayudar a la gente a manejar las incertidumbres de la vida”.

Los hallazgos aparecen en la edición del 22 de septiembre de la revista Archives of Internal Medicine.
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

Post relacionados