Las mujeres que desarrollan diabetes antes de quedar embarazadas tienen entre tres y cuatro veces más probabilidades de tener un bebé con al menos un defecto congénito que las mujeres no diabéticas, afirma un estudio de los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.

Este es el primer estudio en identificar la amplia variedad de defectos de nacimiento (como defectos cardiacos, defectos del cerebro y la espina dorsal, hendimiento oral, deficiencias de las extremidades, y defectos de los riñones y el tracto gastrointestinal) asociados con el diagnóstico de diabetes tipo 1 o 2 previo al embarazo.

Via Health Day

Post relacionados