El fin del odiado taladro dental parece estar cada vez más cerca gracias a una nueva tecnología desarrollada por investigadores británicos.

Se trata de la llamada espectroscopía de Raman que puede detectar una caries en el momento en que ésta se inicia.

Esto, afirman los científicos del Instituto Dental del King’s College de Londres, reduciría la necesidad de taladrar y empastar un diente.

Sin duda, casi todos tenemos fobia al ruido aterrador de los taladros dentales.

Y según los expertos, este aparato es el causante de que miles de personas dejen de visitar al dentista para las revisiones rutinarias.

La caries dental es causada por la infección bacteriana que destruye los tejidos duros del diente.

Esta destrucción ocurre debido a la desmineralización que provocan los ácidos que genera la placa bacteriana que se adhiere sobre las piezas dentales.

Espectroscopía

La nueva tecnología, que según afirman los científicos en la revista Chemistry & Industry (C&I) podría estar disponible en unos cinco años, está basada en la espectroscopía de Raman.

Ésta es una técnica fotónica de alta resolución que en pocos segundos puede proporcionar información química y estructural de casi cualquier material o compuesto orgánico o inorgánico.

Este método se utiliza más comúnmente para distinguir entre diferentes tipos de sustancias químicas identificando las “huellas digitales” únicas de cada molécula.

Así, la espectroscopía puede detectar una caries en un diente de forma sencilla e indolora, afirman los científicos.

“Entre más pronto se detecte una caries mejor, ya que así se puede remineralizar la zona sin necesidad de crear una cavidad ni colocar un empaste”, dice la doctora Frances Downey, quien lleva a cabo la investigación.

El estudio encontró que los cambios químicos que produce una caries pueden detectarse analizando la forma como la luz se distribuye cuando un rayo láser es dirigido al diente.

Así, explican los científicos, se pueden identificar los dientes sanos de los que tienen caries porque la bacteria hace que la luz se distribuya de forma diferente en un diente dañado.

Actualmente las caries se detectan ya sea por medio de la revisión visual o con el uso de rayos X.

Pero a menudo, cuando una caries se detecta ya es demasiado tarde porque el daño ya está hecho y el área dañada debe perforarse.

Con la nueva técnica, afirman los científicos, si se detecta la caries cuando está comenzando, sería posible reparar el diente con un lavado dental especial o una capa de flúor.

Y no habría ya necesidad de sufrir la temida perforación y el dolor del taladro y la molestia del empaste.

Los científicos planean ahora llevar a cabo un estudio más amplio utilizando más muestras dentales y esperan continuar posteriormente con los ensayos clínicos humanos.

Via BBC

Post relacionados