Jonny Bowden, nutricionista y autor del libro “Los 150 alimentos más saludables del mundo” en entrevista para el New York Times menciono 11 alimentos que son fáciles de encontrar a la hora de hacer la compra pero que no solemos comprar.

  • Remolacha: Sus pigmentos morados son antioxidantes y buenos combatientes del cancer y además es rica fuente de folato. Es perfecta para ensaladas. El inconveniente es cocinarla porque su poder antioxidante desciende al calentarla.
  • Col o repollo: Sus compuestos azufrados son buenos catalizadores para enzimas que luchan contra el cancer. Para comerla en sandwiches, bocatas, al horno con bechamel…
  • Acelga: Fuente muy importante de carotenoides. Protegen del envejecimiento de los ojos. Se puede preparar salteada, en la ensalada, cocida con patatas.
  • Canela: Sirve de ayuda en el control de los niveles de azúcar en sangre y colesterol. Se puede añadir espolvoreada con el café, y en algún postre típico, como el arroz con leche.
  • Granada: Es un fruto cargado de antioxidantes y aparentemente disminuye la presión sanguínea. Tomarlo en forma de zumo (lo venden preparado como tal) o añadir sus pepitas en la ensalada.
  • Ciruelas secas: También muy rica en antioxidantes. Perfecta como postre, para recargar energía en una excursión, o para hacer especiales unas espinacas.
  • Pipas o semillas de calabaza: Tienen un alto contenido de magnesio, y los altos niveles de éste están relacionados con el descenso del riesgo de muerte temprana. Lo venden como pipas de girasol y para comerlo de la misma forma que éstas aunque un poco más difícil.
  • Sardinas: Como dice el Dr. Bowden “cómida saludable enlatada”. Rica en omega-3 y cargada con calcio. Además contiene hierro, magnesio, fósforo, potasio, cobre y manganeso. Para comerlas, sacarlas de la lata y así mismo, o en ensalada, o con pan…
  • Cúrcuma: Es una especia de las componentes del curry, tiene propiedades anti-inflamatorias y propiedades que actúan contra el cáncer. Se puede mezclar con huevos o en algún plato con vegetales.
  • Moras congelados: Aunque la congelación puede degradar algunos de los nutrientes en frutas y verdura, los arándanos congelados son disponibles a lo largo de todo el año y no estropean; asociado a una mejor memoria en estudios animales. Cómo comer: Mezclado con yogur leche de soja con chocolate con las almendras machacadas.
  • Calabaza enlatada: Vegetal de poco contenido calórico que es rico en fibra e inmuno-estimulante. Para comerla con un poquito de mantequilla, canela y nuez moscada.

Via New York Times | Directo al paladar

Post relacionados