Una hormona, en forma de spray nasal, podría aumentar la confianza que ponemos en los extraños.

Y ésta podría servir como tratamiento para trastornos como la fobia social y el autismo, afirman científicos de la Universidad de Zurich, en Suiza.

Los investigadores lograron identificar los centros del cerebro que se activan cuando la persona ve traicionada su confianza.

Y lograron suprimir esta actividad administrando al cerebro oxitocina (OT), un compuesto que ha sido llamado “hormona del amor”.

Según los científicos -que publican su estudio en la revista especializada Neuron– el hallazgo no sólo ofrece valiosa información sobre los procesos neurológicos involucrados en la confianza.

Los resultados también podrían ayudar a entender y tratar trastornos sociales como las fobias y el autismo.

Menos temores

“Encontramos que la oxitocina tiene un efecto muy específico en las situaciones sociales y al parecer disminuye nuestros temores”, dice el doctor Thomas Baumgartner.

“Con estos resultados podemos concluir que una falta de oxitocina es por lo menos una de las causas del miedo que se experimenta con las fobias sociales”.

“Y esperamos poder mejorar la sociabilidad de estos pacientes administrándoles oxitocina”, agrega.

Sed sabe que la amígdala es extremadamente activa en los cerebros de individuos que sufren fobia social.

Éste, que es el tercer trastorno de salud mental más común, se caracteriza por un miedo persistente a las situaciones sociales en las que el individuo se expone a desconocidos o al posible escrutinio de los demás.

La persona sufre una pronunciada ansiedad por el temor de que de alguna forma será humillada o avergonzada.

Es por eso que el doctor Baumgartner y su equipo han comenzado a estudiar los efectos de la oxitocina en pacientes con fobia social conjuntamente con terapias cognitivas y conductuales.

Los científicos afirman que los resultados preliminares parecen prometedores.

Y la hormona, dicen, también podría ser un tratamiento potencial para los pacientes con autismo, ya que se sabe que esta enfermedad también está relacionada al temor de las situaciones sociales y problemas para interactuar con los demás.

Via BBC

Post relacionados

  • La oxitocina juega un papel más importante en las interacciones sociales

    La oxitocina, conocida como la "hormona del amor", juega un papel más importante en las interacciones sociales de lo que se pensaba, según un...

    Pubblicato il:
  • Afirman que el autismo puede curarse

    Una investigación, avalada por los Institutos Nacionales de Salud, con niños diagnosticados a edad temprana con autismo, encontró que casi un...

    Pubblicato il:
  • Un antioxidante ayudaría a tratar el autismo

    Un nuevo antioxidante ayudaría a tratar algunos síntomas comunes del autismo, como la irritabilidad y el comportamiento repetitivo, según lo...

    Pubblicato il:
  • Una app para autistas

    Las palabras no garantizan la comunicación entre las personas. Lo sufren los autistas, lesionados cerebrales y otras personas con algún tipo de...

    Pubblicato il:
  • Casos de autismo se disparan en 10 años

    Desde el 2000, los casos de autismo han ido aumentando de manera continua en los Estados Unidos, según un nuevo reporte de los Centros para el...

    Pubblicato il:
  • La timidez no es fobia social

    La fobia social no se trata simplemente de timidez que ha sido exagerada por psiquiatras y farmaceuticas, según un estudio reciente que compara...

    Pubblicato il: