Una dosis diaria de ibuprofeno o acetaminofén parece aumentar tanto la masa como la fuerza muscular entre hombres y mujeres mayores que hacen entrenamiento con pesas.

“Es sorprendente”, dijo el investigador principal Todd A. Trappe, profesor asociado del Human Performance Lab de la Universidad Estatal de Ball en Muncie, Indiana. “A final de cuentas se tendrá que investigar largo y tendido para hallar algo que demuestre el efecto positivo y contundente sobre el desarrollo muscular que observamos. Ciertamente, no creo que vaya a ser algo que se pueda hacer sin receta”.


Su equipo tenía previsto presentar los hallazgos en la reunión anual de biología experimental el 6 de abril en San Diego.

Los hallazgos se derivan de un estudio inicial que realizó el equipo acerca del impacto a corto plazo del ibuprofeno y el acetaminofén sobre el metabolismo muscular entre hombres y mujeres que levantaron pesas en un periodo de 24 horas. El impacto aquí fue negativo, ya que se encontró que los dos medicamentos habían bloqueado la labor de una enzima conocida como Cox e inhibió la adición de una nueva proteína a los músculos.

“Así que consideramos que necesitábamos analizar ese efecto a largo plazo entre personas mayores, que son las más propensas a tomar estos medicamentos debido a dolores crónicos y otras razones, porque constantemente les decimos que deben mantenerse más activas a medida que pasan los años, aún así podría haber un efecto de interferencia aquí.

Para analizar a fondo esta cuestión, los investigadores dieron seguimiento a 36 hombres y mujeres entre los 60 y los 78 años que se inscribieron en un programa de entrenamiento con pesas para el aparato extensor de la rodilla durante tres meses en el Human Performance Lab.

La intensidad y la duración del entrenamiento, en sesiones de entre 15 y 20 minutos tres veces por semana, se programaron a un nivel conocido por los investigadores por aumentar de manera significativa la masa muscular y la fuerza en los cuadriceps de los participantes, con la ausencia de medicamentos.

En conjunto, se dividió aleatoriamente a los participantes en un grupo de acetaminofén, un grupo de ibuprofeno y otro de placebo.

Los dos medicamentos fueron consumidos a las dosis recomendadas diariamente, según las indicaciones que aparecen en la caja de estos medicamentos de venta libre.

Para sorpresa del equipo de investigación, un análisis de las muestras del tejido muscular que se tomaron antes y después reveló que aunque el grupo del placebo experimentó un crecimiento de 7 por ciento en la masa y la fuerza muscular, los que tomaron acetaminofén o ibuprofeno experimentaron una ganancia mayor, entre 40 y 60 por ciento más.

La hipótesis de Trappe es que ambos medicamentos podrían hacer que el organismo sobrecompensara el bloqueo inicial de la enzima que todo músculo necesita para crecer, incitando a que los músculos envíen señales frescas y potentes que demanden más enzima de la que el cuerpo produce normalmente.

“Por ahora, no lo sabemos”, dijo Trappe. Advirtió además que la gente no debe salir corriendo a comprar estos medicamentos de venta libre hasta que no se lleven a cabo más investigaciones.

Por lo pronto, David Bassett Jr., profesor de ciencias del ejercicio en la Universidad de Tennessee en Knoxville, celebró la reputación del laboratorio de fisiología que realizó la investigación y describió los hallazgos “dentro de la esfera de lo verosímil”.

“Un incremento de 7 por ciento en la fuerza y la masa muscular gracias al entrenamiento de resistencia no me impresiona tanto como una gran ganancia, ya que es similar a la de otros estudios”, anotó. “Lo que sí considero novedoso y bastante significativo es que estos dos medicamentos sean los responsables de un incremento sustancial y no lo contrario”.

“Es importante”, agregó Bassett , “porque algunos señalan que el entrenamiento de resistencia entre los adultos mayores es casi más importante que el entrenamiento aeróbico, debido a que el entrenamiento con pesas puede mejorar de manera significativa la fuerza funcional y la capacidad para realizar las actividades diarias de una vida independiente”.

Sin embargo, Bassett señaló que a pesar de la ausencia aparente de efectos secundarios graves, un estudio no es los suficientemente concluyente para conferir al ibuprofeno o al acetaminofén tales beneficios en ganancia muscular.

“Es probable que no cause ningún daño tomarlos, pero también puede que no haya ningún beneficio”, destacó. “Aún está por determinarse con certeza, por lo que será necesario verificar estos hallazgos con más investigación. No obstante, en caso de que los resultados se mantengan, podrían convertirse en algo que a mucha gente le gustaría probar”.
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
HealthDay

Post relacionados

  • Folatos para esperma sano

    Los hombres que consumen niveles bajos de folatos en su dieta tienen más riesgo de producir un esperma anormal e hijos con defectos genéticos,...

    Pubblicato il:
  • Nadar alivia dolores de cuello y hombros

    Nadar puede aliviar significativamente el dolor debilitante provocado por la fibromialgia, una enfermedad que por el momento no tiene cura,...

    Pubblicato il:
  • Indice de masa corporal

    El índice de masa corporal está basado en el peso y la estatura de la persona. Un índice sano para un adulto es de entre 18.5 y 24.9. El...

    Pubblicato il:
  • Reparación de corazón sin cirugía

    Un equipo de médicos españoles implantó exitosamente válvulas pulmonares en adultos sin emplear cirugía. La operación, que se lleva a...

    Pubblicato il:
  • Batidos naturales para recuperarse del esfuerzo

    La demanda de liquados o batidos proteicos comerciales para compensar las necesidades de energía y proteínas que necesitan los deportistas es...

    Pubblicato il:
  • Celulas madre en liquido amniotico

    Científicos norteamericanos descubrieron una nueva fuente de células madre en el líquido amniótico que rodea a los embriones en desarrollo,...

    Pubblicato il: