Beber diariamente medio litro de jugo de remolacha, betabel o betarraga ayuda a reducir significativamente la presión arterial alta.

Ésta es la conclusión a la que llegó un grupo de expertos británicos, que aseguran que el ingrediente clave para tratar la presión hipertensión es el nitrato, que se encuentra en vegetales verdes o de hojas verdes.

Los investigadores vieron que los voluntarios del estudio notaron una reducción de la presión arterial tan sólo una hora después de haber bebido jugo de remolacha.

Pero también se observó que el efecto de reducción de la presión arterial fue mayor después de que pasaron tres y cuatro horas, incluso se notó 24 horas después, según se asegura en la revista médica Hypertension.

El estudio, llevado a cabo por el Hospital Barts y las Escuelas de Medicina de Londres y Peninsula, sugiere una forma barata para tratar la hipertensión.

Previamente, los efectos protectores de dietas ricas en vegetales habían sido atribuidos a las vitaminas antioxidantes.

Los investigadores demostraron que el nitrato que se encuentra en el jugo de remolacha se convierte en nitrito en la saliva, debido a las bacterias que hay en la lengua.

El nitrito que se encuentra en la saliva es ingerido y, al llegar al estómago, los ácidos lo convierten en óxido nítrico o vuelve a ser nitrito.

El punto máximo en la reducción de la presión arterial estaba correlacionado con la aparición de nitrito en la circulación de la sangre.

No obstante, no se registró ninguna caída de la presión arterial en el segundo grupo de voluntarios, que no se tragó la saliva al beberse el jugo de remolacha, tampoco luego de que pasaran dos o tres horas después de habérselo bebido.

La investigadora Amrita Ahluwalia explicó a la BBC que “la investigación sugiere que beber jugo de remolacha o consumir vegetales ricos en nitrato, puede ser una manera simple para mantener en forma el sistema cardiovascular, y podría ser un remedio alternativo para tratar el aumento de casos de hipertensión”. BBC

Post relacionados