(HealthDay News/Dr. Tango) — Combinar un antibiótico con el medicamento actualmente utilizado para tratar la esclerosis múltiple podría retrasar el avance de la enfermedad, según investigadores del Centro de ciencias de la salud de la Estatal de Luisiana en Shreveport.

En el estudio participaron quince pacientes (de edad promedio de 44.5 años) de EM con recaídas y remisiones que habían estado tomando interferón durante al menos seis meses y que experimentaban síntomas y desarrollaban nuevas lesiones cerebrales.

Durante cuatro meses, los pacientes tomaron cien miligramos diarios del antibiótico doxiciclina además de su terapia con interferón. Durante el estudio, recibieron exámenes neurológicos, escáneres cerebrales por IRM y pruebas de sangre mensuales.

Al final de los cuatro meses, el sesenta por ciento de los pacientes tenía una reducción de más de 25 por ciento en la cantidad de lesiones cerebrales. Los pacientes también tenían puntuaciones de discapacidad más bajas. Un paciente tuvo un relapso. Los efectos secundarios fueron leves y sólo incluían los efectos secundarios conocidos de los dos medicamentos de manera individual, en lugar de efectos secundarios causados por la combinación de ambos, señalaron los investigadores.

El estudio, financiado por Biogen Idec Inc., fue publicado en línea el 10 de diciembre y será publicado en la edición impresa de febrero de 2008 de Archives of Neurology.

“Hay un interés creciente por la terapia combinada en pacientes de EM para estabilizar su curso clínico, reducir el índice de relapsos clínicos y desacelerar el curso progresivo del mecanismo patológico subyacente”, escribieron los autores del estudio. “En general, los datos de esta cohorte sugieren que el tratamiento combinado de doxiciclina oral e interferón beta 1a podría ser seguro y efectivo en algunos pacientes de EM. Sin embargo, se necesitan más ensayos clínicos controlados para demostrar la seguridad y eficacia en una mayor población de pacientes”.

Post relacionados