Científicos estadounidenses y canadienses aseguran que una proteína llamada CREB desempeña un importante papel en indicar a las células cerebrales si almacenar o no los recuerdos.
En un informe del 20 de abril en Science, el hallazgo sugiere un nuevo método para preservar los recuerdos de los pacientes de enfermedad de Alzheimer u otros tipos de enfermedad y lesión del cerebro.

“Formar un recuerdo no es un acto consciente. El aprendizaje desencadena una cascada de sustancias químicas en el cerebro que influye sobre qué recuerdos se conservan y cuáles se pierden”, afirmó en una declaración preparada Alcino Silva, investigador principal, profesor de neurobiología y psiquiatría de la Facultad de medicina David Geffen de la UCLA.
“Estudios anteriores han relacionado la proteína CREB con mantener los recuerdos estables. Sospechábamos que también tenía una función clave en canalizar las memorias a las células cerebrales que están listas para almacenarlas”, explicó Silva.
Las pruebas con ratones mostraron que, de hecho, así era.
“Descubrimos que la cantidad de CREB influye sobre si el cerebro guarda o no un recuerdo. Si una célula tiene poco CREB, es menos propensa a guardar un recuerdo. SI la célula tiene mucho CREB, es más probable que lo almacene”, explicó Silva.
Este hallazgo podría ayudar a mejorar el tratamiento.
“Al manipular los niveles de CREB de manera artificial entre grupos de células, podemos determinar dónde guarda los recuerdos el cerebro. Este método podría ser utilizado potencialmente para preservar la memoria en las personas que sufren de Alzheimer u otra lesión cerebral. Podríamos guiar los recuerdos hacia las células sanas y alejarlos de las células enfermas en las regiones moribundas del cerebro”, especuló Silva.

Post relacionados