El chocolate derretido en la lengua es mejor que un beso apasionado, afirma un estudio científico.
Cientificos observaron el cerebro y los latidos del corazón de parejas veinteañeras mientras éstas -primero- derretían trozos de chocolate en sus bocas y -posteriormente- se besaban.

El chocolate provocó una excitación mayor que el beso y duplicó los latidos cardíacos de los voluntarios que participaron en el estudio.

La investigación fue llevada a cabo por el doctor David Lewis, de Mind Lab.

“No hay duda de que el chocolate superó al beso -sin abrazo- al provocar un estímulo corporal y cerebral mayor”, señaló.

“Se trata de un estímulo que en muchos casos fue hasta cuatro veces tan prolongado como el beso más apasionado”.

Lewis indicó que ya se sabía que las sustancias presentes en el chocolate tienen un efecto psicoactivo pero el secreto para una mayor excitación pudiera estar en dejarlo derretir en la boca.

A los voluntarios se les colocaron electrodos en el cuero cabelludo y monitores cardíacos durante las dos pruebas.

Aunque el beso provoca palpitaciones, el efecto no duró tanto como las que se registraron con el chocolate, en donde los latidos aumentaron de 60 por minuto a 140.

El estudio también encontró que a medida que el chocolate comenzó a derretirse, todas las regiones del cerebro recibieron un estímulo mucho más intenso y duradero que la excitación registrada con el beso.

En la investigación se utilizó un nuevo chocolate de la empresa Cadbury, que posee un 60% de cacao.

Un portavoz de la empresa señaló que: “Si pensaban que la gente no se atrevería a besarse en un laboratorio, ése no es el caso. No estamos hablando de un besito desganado”.

El Mind Lab fue fundado por integrantes de la industria de alimentos aunque no hay empresas vinculadas a estudios individuales.

Post relacionados